“¡Qué… qué interesante!”. “¿Qué intereses?”. “¿Qué interés produce?”. “¿Por qué se interesan por…?”…

Los intereses podrían ser actitudes interesantes ante el entorno en el que estamos. Y habría un compartir de intereses.

Pero poco a poco los intereses se fueron haciendo… “intereses”: tantos por ciento. Y… como decía el refrán también: “Por el interés te quiero, Andrés”, para indicar que... ¡bueno!, mostraba una cara, una actitud afectiva, complaciente, gozosa, pero... “a cambio de”… lo que a mí me interesaba.

El interés se fue convirtiendo en un quantum de egoísmo. La importancia personal cada vez se fue desarrollando más, tanto para los culminantes momentos como para las intensas depresiones. Lo interesante se fue relegando como una expresión natural de “lo nuevo”, “lo imprevisto”, lo “descubierto”, ”lo investigado… Y cada vez más, la especie se inclina por un tipo de interés –“un tipo de interés”- que produzca beneficios.

Aquellos intereses que no produzcan beneficios –personales o grupales, depende- no son interesantes, simplemente, y se apartan.

Con lo cual –con lo cual-, si eso es así, cada vez que… –podría ser- cada vez que vemos que alguien se interesa por algo que una persona hace, la persona ha de pensar que su interés es por el beneficio que le puede sacar.

Lo cual no deja de ser incómodo, como mínimo. Sí; porque la... –¡ay, cómo decir- la vanidad de tal actitud –sí, una actitud vanidosa- desvanece todo tipo de altruismo y todo tipo de espontánea afectividad y sensibilidad, que es “porque sí”; no, no busca el beneficio, el interés, la renta.

Poco a poco –esto, si nos fijamos, puede resultar exagerado decirlo, ¿no?-, cada ser se convierte en un pequeño banquero. Entre los prejuicios habituales y... el manejo de intereses, el ser se convierte en un pequeño explotador, que es lo mismo que decir “un pequeño dictador”.

Entonces, ¿podríamos decir que no existe el interés claro y transparente que no busca la renta y el beneficio?

Tanto como decir que no existe… no. Tanto como decir eso, no. Pero que cada vez es menor, sí.

Estas consideraciones –desde la óptica orante- deben situarse, debe recogerlas el ser con… minuciosidad, y aplicárselas en sus actitudes cotidianas, no vaya a ser que, sin darse cuenta, su interés sea puramente ventajoso, aventajado, rentista, egoísta. Porque además, como esa posición va en aumento –¡bueno!, está en aumento-, es fácil no darse cuenta porque el entorno actúa de esa forma.

Por supuesto, como se puede deducir, los intereses varían según la renta y el beneficio que se obtenga: se puede estar en un sentido un tiempo, pero luego aparece otra oportunidad… 

.- ¡Ah! ¡Es parecido a la Bolsa! 

.- Sí: banquero, banca, bolsa… Sí. Aparece un producto más interesante, entonces deja de interesarte el que tenías, porque el que te ofrecen o el que aparece o el que descubres… produce más beneficios.

¡Ay! ¡Qué malos tiempos para la fidelidad! Suponiendo que sirviera para ¡algo! Porque, bajo el punto de vista rentista, la fidelidad es un estorbo.

Malos tiempos para la perseverancia; porque si el interés busca la renta y el beneficio, no está muy dispuesto a permanecer ante las dificultades. Rápidamente busca el... beneficio.

Con temor, también cabría decir que… ¡malos tiempos para los afectos! Si la relación no produce beneficios de diferentes calidades, para unos o para otros, ¡mmm!...

Podríamos decir –bajo una óptica así, más amplia- que la vida, bajo la óptica humana de un cotidiano vulgar, se ha cuantificado. “Cantidad”.

Tiene cualidades, sí. Podría haberse cualificado. Pero no. La tendencia obvia y evidente es la cuantificación de “tanto tienes, tanto vales”, “tu productividad”“tu rentabilidad”“por si acaso”“tu seguridad”... 

Son términos que ya… incluso “engrandecen” a quienes los practican.

Lo solidario, lo adaptable, lo austero… ¿humildad?... No. No se recuerda mucho eso.

Los intereses, también –por supuesto- llegan a lo “cualificado”; para hacerlo cuantificado, claro. Entonces, en las áreas espirituales, religiosas, meditativas, etc., es normal encontrar la conversación de la renta y el beneficio que me aporta tal o cual práctica, y la hago y la frecuento porque me interesa; por lo que de beneficio me da. 

Esto, ¡puede sonar muy egoísta! 

Lo es

Evidentemente hay proporciones. 

Todo está tan desproporcionado…

Y no es lo mismo que se divorcien José y María, y se repartan un apartamento de 50 metros cuadrados, y se declaren la guerra porque no están de acuerdo en pagar la calefacción –por ejemplo- o cualquier otra cosa, que el divorcio de “Bill Gates y Melinda” –¡qué linda!, ¿verdad?-, al decir de la prensa mundial, “la asociación amorosa más filantrópica del mundo –¡increíble!- por todo lo que aporta y da a la sociedad, etc., etc., etc.”.

 Y uno podría pensar que lo de José y María, pues se entiende que… no dan más de sí, y se pelean por el piso de los 50 metros cuadrados y ver quién se hace cargo de… Pero ¿que ellos se repartan miles de millones? Queda feo, ¿no? Era el modelo ideal de matri-monio. ¿O patrimonio? ¡Ah!, a lo mejor estaban las dos cosas. A lo mejor el matrimonio es un patrimonio.

En cualquier caso, el Sentido Orante nos pone, en pregunta y en advertencia, la... intención de nuestros intereses.

Al llegar –como iniciábamos hace un instante- a cuantificar lo cualificable, como lo afectivo, lo emocional, lo espiritual –a lo que también se le busca la renta, el beneficio-… el ser debe pararse por un instante en su voracidad de acaparar, tener, recoger y… poseer todos los recursos, y hacerse ante lo espiritual ¡Orante!… un humilde servidor, un humilde obediente, un humilde… sumiso a lo que descubre, cuando a orar acude.

Pero no se trata de una humildad al uso cotidiano. ¡No, no!, es otra. Otra en la que… el ser se muestra en un grado de sumisión en el que no tiene nada que opinar, nada que decir, nada que aportar, nada que pueda poseer.

Es como decir –en otros términos más entendibles-: ante el Mensaje Orante, ante la Llamada Orante… nadie es algo.

Porque también ocurre que... en base a la importancia personal, los seres se acopian de la oración, y se la incorporan. No solamente por su interés, sino por su posesión.

El Sentido Orante es... una chispa clarividente; un momento único e irrepetible que pretende iluminar las oscuridades del egoísmo, de la vanidad, de la soberbia. Que busca amplificar al ser en el infinito Universo, liberarle de los yugos de sus “intereses”… y que se permita, ¡se atreva!, ¡tenga el valor!… de sincerarse, de mostrarse y de adecuarse.

El sutil aroma de un sentir sin renta…

El mostrar la cualidad… de lo afectuoso, sin esperar, lograr o alcanzar.

Adentrarse en el Amar, como el que lo hace en alta mar… sin referencias de la costa, con… tan solo… los infinitos niveles que cada vez se alejan más. 

El hacer del vivir un poema que… no aspira; que ¡suspira!

Hacerse ilusión… hacia lo que se realiza, e ilusionarse con lo que se visualiza.

¡Entusiasmarse sin ganancias!...

¡Aaay! Y darse y recibir… sin esperar.

Todo ello son sugerencias orantes ante la incesante tendencia del interés rentable, rentista, impositor, ganador.

Que el viento mueva nuestras alas. No pretendamos aletear para generar el viento.

***

BØNN

Bønnen som vi praktiserer er ikke forbundet til noen bestemt religion. Vi tror at bønnen kan være et frigjørende og helbredende instrument som har Skapelsen, de forskjellige kreftene som besjeler oss, uten at vi setter et eller annet navn på dette. Troen på at bønnen er et uunnværlig element for oss, har fått oss til å danne et sted som utelukkende brukes til bønn; ”Casa del Sonido de la Luz”,( huset for lysets lyd.) Det ligger i Baskerland, Vizcaya. Der holdes det samlinger med bønn, og man kan også tilbringe dager med tilbaketrekning der.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Hovedkvarteret til Neijing Skolen
RADIO OG TV

RADIO OG TV

Vår kommunikasjonskanal
FEMININ INSPIRASJON

FEMININ INSPIRASJON

Feminin Inspirasjon Forening
HOVEDKVARTERER

HOVEDKVARTERER

Neijingskoler i verden