Y paulatinamente la humanidad, según sus potencialidades, sus recursos, fue creando sus verdades.

Verdades que se presentaban como… inamovibles. Pero que en el transcurrir de épocas, se cambiaban por otras que eran más verdades. Incluso afirmaban que las anteriores estaban equivocadas.

Fue –y es- tan grande la hegemonía que la especie humana establece sobre la vida, que las verdades se multiplican, se diversifican, y hoy en día constituyen un vaivén de certezas, las cuales, unas a otras, se acusan de falsas.

Los que ostentan más poder de divulgación, de represión, de organización, de recursos de medios… ganan o van ganando la batalla de la verdad.

Parece ser que se sabe de todo, y se desconoce cualquier cosa.

Se ha endogamizado –de endogamia- de tal manera la especie, que no ve fuera de sí. Se establece como principio y fin de la vida. Considera a las otras formas y maneras –que también se llaman “vida”- como auxiliares, como reservorios en el mejor de los casos. Pero se arroga saber lo que es la vida y cómo hay que desarrollarse en ella, sin saber a ciencia cierta qué es… la vida.

Y entre verdades y verdades de distinto tono y color, se van manchando las consciencias.

Y se van haciendo… contraídas… reclusivas.

Una especie ajena a otras, porque las domina o las combate o las elimina. Una especie “de preponderancia”, que establece sus leyes según los poderes que en cada momento se establezcan.

Se establecen verdades según modelos de oficina, y luego se buscan pruebas y justificaciones que lo avalen.

Y sin duda, la gran arquitecta de esa posición de verdades es la mentira. Sí, esa posición que se disfraza de “verdad”, que crea expectativas, que promueve… promueve libertades –¿libertades?-... vendidas, compradas. 

Verdades adulteradas por los intereses de sus protagonistas.

La verdad, como entidad Creadora –entre otras cosas- de Vida, no pertenece a nuestra especie. No es propia de nuestra naturaleza.

La verdad se hace misterio en la consciencia humana. Y ésta trata de suplantarla con esgrimas de razón, de lógica, de experiencias o experimentos “comprobados” (sic)… que “demuestran” (sic)… solamente situaciones subjetivas, relativas; no, verdades.

Y es así como fácilmente comprobamos que lo que es verdad para uno, es mentira para otros. 

Y fijarse: orar es verdad para unos –“creyentes”-, y es inútil y estúpido para otros –los que no creen-. Y nos hacen caer en la dicotomía de creer o no creer, o mejor dicho, creer “en”… o creer en uno mismo; uno mismo, como humanidad.

La respuesta que vemos es evidente, como decíamos al principio. La opción que toma la especie es creer en sí misma, creer en sus recursos, en sus “descubri-mientos”, y elaborar una red de reglas y de normas.

Así establece una… envoltura. Los que ostentan el poder de la comunicación, de las versiones, el rango de “lo importante, lo reconocido, lo legal”… establecen todos ellos una envoltura sobre la especie; que, como las redes que envuelven ampliamente a un conjunto, al cardumen, lentamente lo van trayendo, desde alta mar, hasta las piscifactorías de la costa. Y esa vida marina se cree que está libre. Se cree que vive como debería vivir, y en realidad ha sido pescada y arrastrada lentamente… hacia el vivero del sacrificio.

El Sentido Orante nos ilustra a propósito de “la verdad”. Y bajo el sentido de la creencia en el Misterio Creador –el gestador de vida-… nos invita a salirnos de esa red. Nos invita a descubrirnos como criaturas que proceden de un Universo Creador; de una Emanación inabordable por nuestra capacidad de consciencia… pero dotada de recursos para compartir, convivir, respetar, admirar, colaborar, sincerarse, entregarse, darse…

Y si así actuamos, y si así nos ejercitamos, estaremos fuera de esa red. Contemplaremos las maniobras –algunas-, pero nos referenciaremos por la fe, por el creer y sentir que la verdad de lo que acontece no le corresponde a la capacitación humana; que ésta usurpa el Misterio, y lo da por revelado en base al dominio que establece sobre lo viviente.

Consecuentemente… si estamos en referencia de la FE, acontecerá en nuestro transcurrir otra lectura –“otra lectura”- de lo que sucede. Podremos ver signos y sugerencias que nos advierten de otra realidad.

Y antes… antes de “diagnosticarnos” de cualquier verdad, en cualquier aspecto… –social, político, económico, afectico, saludable, etcétera-, como creyentes, recurrir a la fe que el don de la vida nos da con su Misterio, para ¡preservarnos!, para mantenernos.

Una confianza plena en nuestros recursos, que nos capaciten para ejercitarnos en lo liberador… Y no quedarnos secuestrados en las apariencias, que terminan siendo evidencias porque se desconecta la comunión con lo Eterno… y se cae en la red de las verdades humanas.

Y en la comunión con el Misterio Creador, a través de la Fe, nos descubrimos plenos, cuidados, guiados. 

En intimidades de comunión… 

¡AMADOS!... 

Y consecuentemente, hacernos amantes del vivir, como Misterio; del vivir, con sus muestras de Amor. El vivir en lo admirado. El vivir en lo apreciado… de cada respiración, de cada abrazo o de cada bocado.

***

BØNN

Bønnen som vi praktiserer er ikke forbundet til noen bestemt religion. Vi tror at bønnen kan være et frigjørende og helbredende instrument som har Skapelsen, de forskjellige kreftene som besjeler oss, uten at vi setter et eller annet navn på dette. Troen på at bønnen er et uunnværlig element for oss, har fått oss til å danne et sted som utelukkende brukes til bønn; ”Casa del Sonido de la Luz”,( huset for lysets lyd.) Det ligger i Baskerland, Vizcaya. Der holdes det samlinger med bønn, og man kan også tilbringe dager med tilbaketrekning der.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Hovedkvarteret til Neijing Skolen
RADIO OG TV

RADIO OG TV

Vår kommunikasjonskanal
FEMININ INSPIRASJON

FEMININ INSPIRASJON

Feminin Inspirasjon Forening
HOVEDKVARTERER

HOVEDKVARTERER

Neijingskoler i verden