No sabemos… cómo exactamente, y de qué manera, surgió lo que llamamos “vida”. Quizás, desde la óptica Orante, siempre estuvo ahí…, en eternidades acumuladas. Bajo la óptica de nuestra razón, saber, lógica y ciencia, la situamos en un margen de tiempo. 

¡Ay! Pero en cuanto ésta se hace evidente a los ojos de la humanidad, esta vida se recrea diariamente; se rehace continuamente; se modula singularmente; se configura especialmente. Y todo ello, no por su propia condición –sea cual sea el tipo de vida al que nos refiramos- sino por… influencias, desde la óptica Orante, del Misterio Creador; o, bajo otra óptica de ciencia y saber, por factores diversos y múltiples que inciden por azar, por casualidad, por suerte, en un punto concreto. 

Lo cierto es que ese vivir se expande, se adapta, crece… y crece. Y en su crecer se hace… “conocer”. Y cada vivir vivencial se hace evidente, y la pluralidad se hace ostensible. Y cada peculiaridad de vida está conectada directa o indirectamente con otras y con otras y con otras: la trama de la vidael tejido viviente. 

Podríamos decir, como en otras ocasiones en relación a esa trama: no sabemos si toda ella constituye “algo”… que sería realmente vida.

Es como decir: existe el hueso, el músculo, el tendón, la sangre, la linfa… Pero cuando todo ello se configura y se conecta, aparece… un ser de humanidad. 

Y en todo ese grandioso proceder, bajo la batuta de la Creación, no existen límites. Cuando se habla de ellos, habla el hombre como… expresando sus incapacidades.

Asumir este proceso… de consciencia de vida, esta expansiva vitalidad, nos aparta, evidentemente, de criterios de fracasos, límites, fronteras… Y aunque estos aconteceres sucedan –¡y suceden!-, no constituyen… –fíjense bien- no constituyen impedimentos para el progresivo avance vital. 

No depara en cantidades, sino que se fija en calidades. Y estas calidades se hacen cada vez más recursivas, más ‘posibilitantes’, más obvias… en su consciencia creadora.

Cuando el ser se circunscribe a su perímetro de poder, cuenta bajas, cuenta altas, cuenta ganancias, cuenta pérdidas, cuenta posesiones… Pero eso, y esas visiones, son un secuestro: un secuestro conceptual, un secuestro interesado, un secuestro ¡indigno!… de un saber, puesto que este saber se sitúa en lo universal, se sitúa en lo desconocido; y, por tanto, no se aísla, no se hace recesivo, receloso de su cuenco o de su manta, sino que contempla las formas y maneras de que dispone… para ejercitar sus dones.

 

No es nuevo. No es nuevo el empoderamiento de la especie… sobre todo y sobre la propia especie. 

Pero, ciertamente, cada vez que ocurre, se tambalean las creencias, ilusiones, fantasías, proyectos…; nos hacemos vulnerables a nosotros mismos, por desplazar nuestra verdadera naturaleza y sustituirla por nuestro conceptual espacio-tiempo –apariencia-.

La vida no… obedece. La vida se expresa y se muestra en ese caos desobediente, producto del Misterio Creador. 

Cuando facciones de vida obligan a obediencias, secuestrando así la naturaleza intrínseca del vivir, se produce una desnaturalización de la expresión vital. Y la violencia impuesta por los que obligan a obedecer, y la violencia generada por los que en principio obedecen, es una violencia… desesperante.

Estamos en uno de esos estadíos. Repetimos: ya ocurridos, ya experimentados, pero olvidados, secuestrados, diluidos… Pero en cualquier marco en el que a la vida se le obligue, se la secuestre, se le imponga y se le exija obediencia, en base a un miedo al castigo, es una estrategia que conmociona… y sitúa a “el vivir” en unas condiciones ¡inhóspitas!

De ahí que tengamos que prestar atención a nuestra consciencia de vida… 

Una consciencia que permita la ¡certeza íntima!... de saberse perteneciente a un Misterio Creador que potencia permanente y continuamente nuestro estar, nuestro ser, ¡nuestro seguir!… sin límites.

En la media en que ese criterio de consciencia se mantiene presente, no teórico sino de realización, estaremos en condiciones de orientar, sugerir, proponer… y, sobre todo, estaremos en condiciones de seguir…

 

La serena calma que progresa inexorablemente es la garantía de certeza de que cualquier apariencia dominadora, castigadora, secuestradora, será tan solo una capa superficial…; algo que efímeramente ha intentado trastocar nuestra naturaleza y convertirla en una agresión permanente, cuando resultaba –y resulta- que la vida es consecuencia de una comunión constante. 

 

No es complacencia, la que se gesta en el desvarío del desespero. 

No es complacencia, la que surge… por la represión, por la imposición y por el miedo.

No es complacencia, la que “a duras penas” sobrevive… 

Y, curiosamente, lo hace… como ese hilo de araña que parece tenue, pero es fuerte. Y lo hace, porque ese proceso de vida no está sujeto, no es de este mundo…

Vinimos a expresarnos y mostrarnos “por aquí”, pero “no somos de aquí”. 

Somos expresión de un Misterio Creador, sin lugar ni sitio. 

Sentirnos así nos hace infinitos, eternos, complacientes de vivir. Y no secuestrados empobrecidos, aguardando la muerte del desespero.

La consciencia de este vivir debe expresarse con la calma serena que se sucede al amanecer, y que acontece cuando anochece… pero ¡contundente!

La contundente calma del acontecer… no se retira, no huye. ¡Sigue!

Corresponde –clama el Sentido Orante con su llamada- ser testimonio vivo; vivo, no imperativo, no dominante; sí dialogante, sí comunión, sí… convicción… 

Con ese argumento imperecedero que late… que late en la vida desde que siempre existió.

***

BØNN

Bønnen som vi praktiserer er ikke forbundet til noen bestemt religion. Vi tror at bønnen kan være et frigjørende og helbredende instrument som har Skapelsen, de forskjellige kreftene som besjeler oss, uten at vi setter et eller annet navn på dette. Troen på at bønnen er et uunnværlig element for oss, har fått oss til å danne et sted som utelukkende brukes til bønn; ”Casa del Sonido de la Luz”,( huset for lysets lyd.) Det ligger i Baskerland, Vizcaya. Der holdes det samlinger med bønn, og man kan også tilbringe dager med tilbaketrekning der.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Hovedkvarteret til Neijing Skolen
RADIO OG TV

RADIO OG TV

Vår kommunikasjonskanal
FEMININ INSPIRASJON

FEMININ INSPIRASJON

Feminin Inspirasjon Forening
HOVEDKVARTERER

HOVEDKVARTERER

Neijingskoler i verden