La Creación en su Misterio, “entre otras cosas”, se dedica a mantener la VIDA.

Y dentro de nuestra ignorancia a propósito de ella –puesto que somos capaces de describir aspectos, pero la verdadera esencia de la vida no la conocemos porque su origen se pierde en los confines del sin-tiempo-, ¿a qué dedicamos la vida? –que ya sabemos que no es nuestra, que “no es mía”-.

¿A qué…? 

Como cuando preguntan… “¿A qué dedica usted el tiempo libre? ¿A qué dedica usted la jornada?”... ¿Cuál es nuestra dedicación como seres vivientes? Sin saber muy bien qué es la vida –bueno, “muy bien”; sin saber qué es la vida-.

Pero ¡estamos vivos! Al menos, ésa es la consciencia que tenemos… cuando estamos en vigilia –despiertos, ¡claro!-. Cuando estamos dormidos, otros testifican que estamos vivos.

¿A qué…? ¿A quién…? Porque también podría ser una dedicatoria: “¿A quién dedica usted su vida?”. Como el que escribe un libro: “Este libro se lo dedico a…”

Y de hecho preguntan: “¿A qué se dedica usted?” –como vida-. “¿Cuál es su dedicación?” –a propósito de su vida-.

Si nos fijamos un poco en nuestras palabras –evidentemente, en otras habrá que fijarse en otros aspectos-, DE es de “darse”, DI es de “decir”, y CARSE… podría ser la acción de “hacer”.

Podríamos tener, en esa palabra, una parte de la respuesta adecuada, a propósito de: “¿A quién? ¿A qué? ¿De qué forma dedica usted la vida?”

Así que podríamos decir que, en el estado paradisiaco –algo así, desde el punto de vista orante, implicado con kábala de palabras-… podríamos decir que a darme en cuanto a ofrecerme, en cuanto a servir; en emplear la palabra o un lenguaje postural o gestual: darme a conocery hacer. Hacer con los recursos y medios de que dispongo, según mi creatividad, según mi capacitación

 

Darse, ofrecerse, servir, expresarse, mostrarse, darse a conocer… y hacer.

O sea que, con este simple… pequeño rompecabezas, podríamos empezar, cada día –cada día o cada cualquier momento del día-, a darnos: Dese a lo que sea preciso de usted; a lo que se requiera, a lo que se pida de usted.

Exprésese, y emplee la palabra como elemento de ayuda. Exprésese según la necesidad.

haga; haga en la medida en que se le demanda, por activa o por pasiva, cualquier proceso.

Así que aquí tendríamos ya, cuando alguien nos diga: “¡Ay!, mire, no sé qué hacer con mi vida”… –y es frecuente que nos digan: “no sé, no sé qué hacer con la vida”-, pues ya podemos decir: 

.- ¡Ah! Pues yo sí sé qué se puede hacer con la vida.

.- ¿Sí?

.- Sí, sí: dedicarse a ella. 

¿Cómo dedicarse a ella? 

Pues dándose, ofreciéndose, sirviendo… Por una parte. 

Por otra parte, dándose a conocer; empleando las palabras adecuadas y mostrando gestualmente, en actitud, en sentir y en mente, quién soy, y lo que hago y lo que siento. 

Y realizar, hacer… en concreto; en presente de indicativo.

Porque de seguro que muchas veces nos han dicho eso: “¡Es que no sé qué hacer con mi vida!”.

Y nos hemos quedado un poco callados, ¿no?: 

.- Bueno… Con la vida no hay que hacer nada. Hay que vivirla. 

.- Ya, ya, pero ¿cómo la vivo? Algunas instrucciones.

Ahora tenemos tres instrucciones.

Claro, la persona que hace esa pregunta todavía pide más, o pone algún inconveniente a estas tres facetas. 

Pero lo que podemos decir a continuación es que “la vida se dedica a vivir”

Bien. Aunque no sepamos el origen, el desarrollo y la evolución de la vida, y tengamos algunos criterios, pero siempre muy limitados, sí debemos tener claro que… un acontecer extraordinario dedicó, ¡y dedica!... y se dedica a mantener la vida.

Y en imagen y semejanza a ello, nosotros tenemos que dedicar nuestra vida.

De ahí la importancia de nuestro sentido de vida; de ahí la importancia de nuestra vocación; de ahí la importancia de nuestra participación.

Con este pequeño termómetro… 

Y podemos desarrollar otras capacidades más sutiles, pero, a ser posible, que no dejen de cumplir estas tres facetas. Porque, además, estas tres facetas participan de la vida en general… y, obviamente, de la vida particular de cada ser.

Si a estas tres facetas les añadimos, no una cuarta sino una primera faceta: que hay una intención dedicada a que se mantenga la vida –vamos a llamarlo así-… y si simultáneamente asumimos qué es dedicarse, y quién se dedica a que nos podamos dedicar…, realmente no estaremos solos; no estaremos en tristeza; no estaremos en abulia o en apatía; no estaremos en desespero.

Sentirnos partícipes de una Dedicación Universal… es realmente asombroso: que un Misterio inabordable nos dedique su atención para que estemos, y, encima, que nos permita dedicarnos. 

En otro nivel, contando con lo ya hecho por la dedicación…, resulta verdaderamente sorprendente –¿no?- que tengan, que tenga… –plural, singular, ¡puf!- ¡tanta confianza y tanta fe!, entre otros, en nosotros, como para permitirnos dedicarnos ¡a vivir!...Y nos den sugerencias de cómo hacerlo.

Ciertamente, se puede entender fácilmente esa frase del Centurión: “Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa, mas una palabra tuya bastará…”.

Y nos dieron el don de la palabra.

No, no, no podemos defraudar… Mis palabras están avaladas por una dedicación; mis servicios, mis “haceres”… ¡No puedo defraudar! No puedo ser ¡un fraude!

¡Es demasiada la inversión que sobre cada uno de nosotros hace el Misterio Creador!

Así que, aquellos que tienen la “fortuna” ¡de haber escuchado la palabra!, ¡de haberla sentido!... desde los silencios, y tienen, en consecuencia, la imperiosa necesidad de ¡dedicarse a la vida!… –y más ellos, por el privilegio que les adorna-, no, no pueden defraudar.

***

BØNN

Bønnen som vi praktiserer er ikke forbundet til noen bestemt religion. Vi tror at bønnen kan være et frigjørende og helbredende instrument som har Skapelsen, de forskjellige kreftene som besjeler oss, uten at vi setter et eller annet navn på dette. Troen på at bønnen er et uunnværlig element for oss, har fått oss til å danne et sted som utelukkende brukes til bønn; ”Casa del Sonido de la Luz”,( huset for lysets lyd.) Det ligger i Baskerland, Vizcaya. Der holdes det samlinger med bønn, og man kan også tilbringe dager med tilbaketrekning der.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Hovedkvarteret til Neijing Skolen
RADIO OG TV

RADIO OG TV

Vår kommunikasjonskanal
FEMININ INSPIRASJON

FEMININ INSPIRASJON

Feminin Inspirasjon Forening
HOVEDKVARTERER

HOVEDKVARTERER

Neijingskoler i verden