Personalidades, máscaras…

 

Y… buscando la rentabilidad, la ganancia, la obtención, el beneficio…, no es de extrañar que el desarrollo de la personalidad sea múltiple; tan múltiple y diversificado, que parezcan personas diferentes.

Como si fueran diversos colores, según las necesidades, exigencias… –pero casi siempre ligado con la renta-, el sujeto humano se conforma, se forma, se hace… de una manera específica.

Como el camaleón se transforma, se transfigura… para dar una imagen –o para no darla-, así, poco a poco, se va configurando la personalidad: con diferentes estratos de respuestas, de actitudes, de “puestas”, de disposiciones.

Esto, a primera vista, parecería –o parece- una habilidad, un recurso, una ventaja, una ganancia. Pero, inevitablemente, las diferentes personalidades están en un solo sujeto, y se implican, se imbrican, se descubren unas a otras.

Y esto genera, poco a poco, confusión, divergencias…

 

¿Con cuál de las máscaras… –[1]personas- se presenta el ser ante… El Misterio, ante La Fuerza Creadora, ante La Gracia, ante los privilegios…? –Todo ello concerniente a su posición y a su relación con Lo Divino-.

La respuesta que podría salir de inmediato sería: “No. Se presenta sin máscara”.

Y cuando termina la representación, ¿cuál se pone?

 

No. Inevitablemente, no puede el ser elegir. Todo lo que es, con todo su conjunto de máscaras, con todas sus personalidades, inevitablemente… está al descubierto.

Y ésa es la advertencia, el aviso del sentido orante de hoy: las diferentes formas de ser, estar, hacer y realizar…, cuando la llamada orante me invoca, acuden todas sí o sí. Es curiosa la sensación de que ‘na-da’ se puede esconder.

 

Esta disposición… al instante de acudir a la estancia de estar orando, nos permite visionarnos. Nos permite ver con qué barajas estamos jugando. Nos muestra las diferentes texturas de fidelidades, de sinceridades, de ocultamientos.

¡Sí! Podría decirse que, en ese transcurrir, la oración sana.

Si somos verdaderamente vocacionales, sabremos ver las espinas que salpican cada personalidad. Y de seguro que podremos, con esa vibración del orar –¡como ahora mismo!-, “desespinar”…; promover actitudes y decisiones que nos… alivien.

 

Al repasar posiciones y posturas, personalidades y máscaras con las que alternamos, con las que se alterna, y con las que –incluso- se consiguen ganancias y beneficios…, nos daremos cuenta de que… el juego no es transparente; nos daremos cuenta de que el juego no es claro; nos daremos cuenta de que el engaño es sugerente, atrayente, mantenido, sostenido…

Descubrirnos… en lo opaco, en lo marcado, ¿no… –pregunta- no teñirá de marcas… todas las máscaras?, ¿no adulterará… lo esencial de cada ser –ya partido, distribuido y diversificado-?

 

La lluvia llega sin manchas.

Los copos de nieve caracolean… y se posan hasta disolverse. Transparentes.

El río transcurre y… no se vuelve; y, aunque se expanda, se funde en la profundidad, o termina siendo parte del oleaje… del mar.

 

La nube se aclara. Y el rayo se expresa sin rubor; brillante.

El gallo canta, ante la luz, sin vergüenza.

 

El pájaro vuela sin simulacro.

Y el pez nada sin… escafandra.

***

 


[1] Según la etimología tradicional de “persona”, la palabra viene de “personare” y alude a la máscara que los actores usaban en el teatro.

TIAN

TIAN

Sede centrale della Scuola Neijing
RADIO E TELEVISIONE

RADIO E TELEVISIONE

Il nostro canale di comunicazione
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Associazione Ispirazione Femminina
SEDES

SEDES

Neijing Scuole nel mondo