Ahora que no hay “antes”…

 

Antes, cuando era “antes”, se solía decir: “Se avecinan tiempos difíciles o complicados o…”

Ahora, que no hay “antes”, no es que se avecinen, es que están; están y… y continuarán.

Antes, parece que había una latencia en la que el ser se preparaba, se purificaba, se adecentaba… Ahora, que no hay “antes”, en cualquier momento surge el descaro o el insulto o la agresión o… el prejuicio, la condena…

Nos hemos quedado sin “antes”.

Y es fácil, por puro mecanismo reactivo, que ante estímulos nocivos se responda con la misma moneda… y se agrave más aún la guerra que ya hace tiempo que se puso en evidencia que había en el vivir del ser humano, de cada día, fuera cual fuera su hábitat. Lo que ocurre es que eran guerras –o son guerras- muy diversas: de intereses, de ideologías, de bombas, de atentados, de envidias, de mentiras…

Un impresionante desarrollo de medios… que han creado intermedios con escalones torcidos: propician caídas y… deterioros.

Cuando “antes” parecía que el llegar a comunicarse… ¡que realmente nos comunicaríamos!, ahora, que ya no tenemos “antes”, nos damos cuenta de que los medios en los que se invirtió, las intenciones comunicadoras como necesidades de especie, han sido y son incomunicantes: medios de agresión… que van a buscar, en cada ser, el punto que más puede afectar; guerreros entrenados para el desasosiego, y así poder manejar, manipular… los desesperos.

Nos venden seguridades, nos alquilan libertades, nos proponen hipotecas, nos ofertan préstamos…; todo ello es una acción premeditada para la domesticación absoluta.

Y si estábamos mirando a las estrellas…, y antes –cuando existía “antes”- nos refugiábamos en los templos, en las abadías, en los conventos, en los caminos de peregrinos, en las intimidades de los mejores alientos, ahora, el mejor alimento es… el poder violento.

Y el Sentido Orante se pregunta… y nos dice: “Ante… el descrédito a lo creyente, ¿se debe responder con el arma de la Fe? ¿O ésa ya está suficientemente probada… con los exterminios que gestaron en el nombre de la Fe?”.

También, antes de “antes” la huida tenía su tiempo. Y se podía permanecer huido… lo suficiente como para tener un registro de bondades. Ahora, que no hay “antes”, ¿adónde vas a huir? ¿Hay un sitio de acogida? ¿Hay un lugar de… bendiciones? ¿O te esperan con frías y nuevas –por decirlo de alguna forma- creencias que te obligan?

Se puede decir, ¡muy a la ligera!, que hay condiciones mejores que otras. Pero muy a la ligera.

El creer se ha puesto “difícil”… porque se está haciendo prohibido.

Sin duda, el Orar, como expresión formal, es casi delito; superchería de bajo rendimiento. Es más, entre los mismos que oran se disputan la palabra.

Quizás, antes de “antes”, “una palabra tuya bastará para sanar”. Hoy, sin “antes”, “una palabra tuya bastará para condenarte”.

Pero la creencia es el “nombre” que nos promueve, que nos motiva. Y en ese sentido, el Sentido Orante nos cobija y nos asiente y nos asiste… con la visión de que es “la oportunidad”; la oportunidad de ejercitarse… en lo que se cree, en lo que se siente, en lo que se suspira, en lo que se anhela, en lo que se imagina, en lo que ‘creativiza’.

Si se está pendiente de los ácidos corrosivos –que llegarán con sus verbos enardecidos y sus comparaciones de calidades-, paralizarán nuestras almas, exprimirán nuestros espíritus, buscarán la confrontación…

Pero, el Misterio Creador, ¿acaso se confronta con la vida? ¿O ¡más bien está en permanente concilio con ella!? ¿O, ¡más bien!, la pone en diferentes circunstancias ¡para acreditar su valor!, ¡para promover su brillantez!, ¡para hacer del vivir, realmente, un arte!… y que lo ácido y crítico se desvanezca por falta de aplausos.

Si nuestro auxilio es la Oración, y nuestro credo es la escucha obediente y ¡el testimonio consecuente!… no hay confrontación, no hay miedo, no hay desespero… ¡aunque todo esté revuelto alrededor!

Sí. Como ocurre con la constancia del Misterioso Creador, que no pierde su asistencia por nuestras barbaries…; más bien nos hace promovernos en descubrirlas, analizarlas… ¡y mejorar nuestra condición!, aunque cada vez sea de más pequeña dimensión… “aparentemente”.

Cuando la humanidad descubrió ese pequeño átomo escondido… que secuestró del sol, y descubrió que, una pequeña porción –tan pequeña, tan pequeña como lo que cabe en una palangana-, con una debida condición era capaz de producir un destrozo ¡atroz!, lo pequeño y poco se hizo ¡grandioso! Y hasta cierto punto, incontrolable.

No son “cantidades”, las que cuentan. Son “calidades” las que están, existen… y representan la vida.

Ahora que no tenemos “antes”, ni “antes de antes”, sino que estamos en el instante…; aunque siguen arrastrando los pasados, presentes y futuros, sí. Pero el instante de esa partícula y de ese átomo debidamente activado es capaz de producir una cantidad inmensa de ¡fuerza!, de ¡energía!, capaz de iluminar una ciudad o… destruirla. ¡Pues de igual manera se activa la creencia!, ¡se activa la fe!, ¡se activa el testimonio!, ¡se activa la perseverancia!…

“En calidades”.

Pareciera que se está en ¡defensa!; no. Se está en evidencias; sí. Y ello ha de configurar un estilo complaciente para que, así, cualquiera que se acerque… no encuentre motivos de temor o deseos de ataques; más bien llame a la puerta para complacerse.

El ataque surge de inmediato, en el propio orante, al razonar y decir que “es una teoría interesante”. Pero fuera –allí, ¡donde sea!- aguardan los jueces, los envidiosos, los carroñeros, los disidentes de sus proyectos… que no ejercitan, pero que sirven de parapeto para evitar alientos de esperanza, continuados.

“Alientos de esperanza, continuados”.

No. No son teorías. No estamos en… la nube. Estamos en el ser. Estamos en lo que somos: ¡un verbo que indica una acción!; ¡un verbo-acción que indica un movimiento!; ¡un movimiento que indica “vida”!

Y reivindicando la palabra orante, recordamos el sonido inicial, el que nos anunciaba que “¡En el principio era la palabra!, y la palabra era la Creación. Y nada se hizo sin ella”.

Por tanto, la Oración nos advierte del cuidado que debemos tener con nuestras propias contaminaciones, que acuden de inmediato cuando el ánima se anima, ¡se alma!, ¡se nutre!, se hace ¡capaz! ¡Y, con ello, la realización de cualquier posibilidad!

No construimos con lamentos; ¡lo hacemos con alientos!

No crecemos con “¡peros!”; lo hacemos con “¡sí!”…

No alcanzamos la convicción, con razones; lo hacemos… por convicciones ¡de sentires!, de ¡amores!…

Y todo ello no nos crea renuncias ni pérdidas. Más bien nos alumbra las oscuridades. Nos promociona en las dificultades. ¡Nos hace verdaderamente liberados!… Nos quita la tragedia y el drama.

El Aliento del Misterio Creador nos convoca y nos invoca, orantemente, a que la escucha se haga ¡cuerpo!, se haga ¡sentidos!, con olfatos, gustos, visiones, oídos y tactos… ¡operativos!, más allá de lo material; sabiendo ver a través de ello.

¡Hacernos transparentes!

Los avisos luminosos de las hojas de otoño nos advierten de las próximas nevadas, fríos… y fuegos. Como si fuera una llamada a hibernar, a recogerse en la esencia de lo que se siente que se es y de lo que se percibe que… nos alientan para que ¡seamos!

¡Sí!…

***

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo