Posibilidades, probabilidades y planes

 

Y en cada jornada nos preparan un menú; un menú de posibilidades, de probabilidades que se disponen para nuestros proyectos. Y puesto que las manifestaciones se hacen a ritmo de tiempo, a ritmo de… de un vector que no conocemos, como es ese tiempo, pero que lo hemos contado, lo hemos calculado, lo hemos tenido que inventar para podernos… orientar… en cuanto a funciones, a actividades, pues bien, hoy comienza, se manifiesta otro ritmo que podría decirse que es una semana más… pero en realidad no lo es. Porque estamos en espacios distintos. No se pueden sumar peras y vehículos. Son estructuras diferentes.

Pues bien, el Sentido Orante nos recuerda que nos pongamos al día cada día, porque estamos en diferente lugar, en distinto espacio y… aunque la memoria y los proyectos tengan un ritmo, debemos descubrir la particularidad de ese ritmo, cada día, puesto que estamos situados en diferentes espacios.

Eso es como si cada día amaneciéramos en un país diferente: nuestras actividades, nuestro lenguaje, nuestras acciones, serían diferentes.

Como habitantes del Universo sabemos que vamos situándonos en nuevos espacios, creados para ‘creativizar’, en nuestro caso, la vida. Y esto debe –es la sugerencia orante- puntualizar cada jornada, día… –dividámoslo como queramos-, entre sueño y sueño… Se debe descubrir y aplicar cuál es la particularidad de cada jornada.

De ahí el hecho de que, en nuestro almajake, cada día tenga una sugerencia, una orientación, una particularidad que cada uno pueda aplicar para seguir a la Creación; para seguir el ritmo del Misterio Creador; para estar en sintonía con lo que nos inspira y lo que nos sugiere el lenguaje de la vida.

El peor error es ser el mismo o pretender ser el mismo que ¡ayer!

Aunque tengamos funciones costumbristas o aparentemente repetitivas, el matiz creativo, creador, de cada día, en base a las posibilidades, a las probabilidades y a los planes de cada ser, nos da otra dimensión del estar, del ser, ¡del vivir!

Es como el que elige cada día su ropa o busca un adorno distinto o planea una función diferente… y no se aferra a circunstancias, hechos o situaciones, por obligación, por imposición, por manías…

Esto no nos quita ni un ápice del compromiso que cada ser asume libremente o debe asumir libremente. Al revés: ejemplariza el compromiso, porque le da novedad, porque le aporta distinción, porque lo amplifica y lo sitúa en la dimensión que es precisa; o al menos hay esa intención de posicionarse.

Con-sensuarse con los movimientos de la Creación es establecer una sintonía… una sintonía a través de la oración, de la contemplación, de la meditación, como una unidad que nos permite escuchar, ver, oír, oler, saborear, tactar… el ritmo de la vida.

Amén de esa astronomía, de esa astrofísica que nos muestra los grandes movimientos en los que estamos implícitos, están las grandes actividades de nuestro comprimido cuerpo, de nuestro constricto almacenamiento… que alberga cada una de nuestras células, apiñadas y juntas, con un ritmo, con unas variables, con unas perspectivas que conscientemente desconocemos; con unos automatismos… algunos conocidos y otros totalmente desconocidos.

Cierto es que cuando la Tradición establece que somos microcosmos, no se equivoca mucho.

Con esto queremos “repetir” –aunque debe sonar diferente- que cada ser es una réplica del Universo; que es como decir “una réplica del Misterio Creador”. Cada ser, en planos diferentes. Pero, al ser universos, las garantías de posibilidades, probabilidades y planificación están aseguradas.

¡No solamente he de escuchar el lenguaje de mi entorno!... sino que debo escuchar el lenguaje de mi interior… y cotejarlo para buscar una sintonía con ese exterior; un consenso de intenciones.

Si el Universo se nos presenta como Eterno, como Infinito, no puede haber otra cosa, en su constitución, que no tenga esas características. En consecuencia, he de pensar en eternidad e infinitud; no, en limitación, en bloqueo, en estancamiento o en quietud.

No es difícil imaginarse las combinaciones que se pueden establecer entre esos microcosmos de cada ser, con otros seres, dentro de un Universo permanentemente Mutable, Infinito y Eterno. Es incalculable. Pero… esa dimensión que nos puede dar el número nos debe advertir de nuestra participación en ello. Saber que soy parte de ese número, plasmado en probabilidades, posibilidades, planes….

Y lo que es más significativo –¡muy significativo!- y que habitualmente no se tiene en cuenta es que nuestra composición de Universo… está en ese cambio, en esa renovación, en esa novedad permanente.

¡Y no es cuestión de querer o no querer eso! Ocurre. Igual que amanece…

Puede no agradarme, puedo sentirme más nocturno o más tardío o más novedoso, pero ocurre.

¡Ocurre que nuestras texturas no son las mismas!...

¡Ocurre que hay un lenguaje interior!... que ‘probabiliza’, que posibilita el que nuestra consciencia tenga una actitud, intención, posición y realización de esa novedad, de esa diaria sorpresa.

Porque ocurre. Pero se ha castigado ¡tanto, tanto!... lo variable, lo novedoso, lo imprevisto, lo creativo; se ha buscado tanto lo seguro, lo estable, lo controlado, que, curiosamente, aunque cambie –porque sí, porque es dinámica de Creación y de Universo-, la consciencia se resiste… ¡y trata de aquietar el lenguaje interior!

Una consciencia que ha alcanzado esa posición en base a millones de años de ejercicio, de ensayo, de precisamente –“precisamente”-, moverse en la posibilidad, probabilidad y planificación.

¡Pero no lo ha hecho para quedarse estancada!, sino que lo ha hecho para continuar en ese infinito.

¡No somos un proyecto finito!… Somos un proyecto de Infinitud de Universo. Y en la medida en que escuchamos los lenguajes del entorno y los propios, nos ajustamos solidariamente a la Creación… y sentimos el Misterio Amoroso de… lo Innombrable.

***

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo