No renuncio a mi origen Celeste

 

En la especial forma de relacionarse nuestra especie, con otras y consigo misma… –véase “la guerra”- se plantean las posiciones humanas como las posiciones de prestigio, de referencia, de rectitud, de precisión, de ecuanimidad…

Evidentemente, no hay… –por esa guerra- no hay un acuerdo unánime en cuanto a… el contenido de esas referencias, pero globalmente sí se puede deducir que la especie humanidad se erige en la máxima autoridad en capacitación, en recursos, en ejercitaciones, en muestras de realizaciones…

Esa guerra, que motiva a unos para superarse, que destruye a otros para torturarlos, que exalta a algunos para idolatrarlos, que critica a otros hasta hacerlos insolventes… sí busca la actividad, “la postura” –mejor sería decir- en la que el más poderoso sea el que ostente la referencia; y en base a ése se ordenen las demás criaturas…

Esa es la cotidiana actividad en la que, cada uno en su nivel, se desarrolla y actúa.

Dudas habrá que plantearse, cuando “el progreso” se basa en superar adversidades que previamente estaban establecidas, o que se van poniendo diariamente.

Evidentemente, en ese clima de guerra de muy diversas formas, la lucha, la violencia en sus innumerables formas está siendo el instrumento más valioso.

Y, como “instrumento valioso”, precisa de ayudas para ejercitarse como tal violencia, y recurre a razones, explicaciones, interpretaciones, mentiras…

Todo parece indicar –y ahí incide el Sentido Orante de hoy- que esas posiciones, esas posturas… se van haciendo crónicas, habituales, y no son circunstanciales u ocasionales.

La desconfianza, la visión del otro bajo perspectivas inquisitoriales… es como una norma; como un mecanismo –claro, guerrero- de defensa. Y como la mejor defensa es un buen ataque, las actitudes se disponen siempre, ahora –“en el siempre de ahora”-, con una actitud beligerante… o “conflictiva”, si se prefiere más claro.

En la complejidad que reclama la vida, como experiencia apasionante de descubrir, de aprender, de ‘creativizarse’, se convierte… lo complejo en complicado; lo complicado, en posesionado; lo posesionado, en secuestrado; lo secuestrado, en revancha.

Tenemos que darnos cuenta de esa dimensión.

El Sentido Orante nos recuerda en qué posición se expresa la vida: en una posición privilegiada… de recursos, de variables, de novedades…; de imprevistos, de ¡suertes!… Pero todo ello con un mensaje, con un lenguaje, con un ¡cuido!… por parte de la Fuerza Creadora, del Misterio Creador.

Si accedemos a esas perspectivas de ser cuidados, de ser amados, de ser permanentemente asistidos… –no, ¡perseguidos!; no, ¡condenados!; no, ¡castigados!-, probablemente, si eso se tiene “en fresco” en la consciencia del conocer, del sentir y del hacer, al menos ocasionalmente dejemos la complicación, por la complejización; dejemos la controversia, por la confluencia; accedamos a la colaboración solidaria, en vez de la disputa por el  poder permanente.

Se está corriendo el riesgo de planificar nuestra especie –y, en consecuencia, reflejarlo en nuestro entorno, es decir, en otras especies-… se está corriendo el riesgo de estabilizarse, de aceptarse ya como desconfiada versión de la vida; de asumirse como inevitable luchador… sobreviviente, superviviente; hacer a un lado los afectos… viendo los defectos, y así justificar los descréditos, los ataques, o revivir los desencuentros haciendo uso de la Historia: de lo que pasó, de lo que ocurrió… de una irresoluble evolución.

Y sí: el parecido actual con… antigüedades aparentemente superadas, con distinto ambiente y –claro está- distinto ornamento, es demasiado parecido; lo cual, es evidente que nos hace alertarnos ante la insistente repetición –“insistente repetición”- de competencias, competitividades… que hacen enormemente difícil la convivencia, el compartir, lo solidario… 

¡Uf! ¿Y dónde quedan los ideales?

¡Uf! Parece que el dinero los ha comprado…

¡Uf! Parece que, la Creación, de nosotros se ha olvidado…

¡Uf! Parece que nos han dejado la responsabilidad de guiar la vida.

¿¡Guiar la vida...!?

¿Somos, evidentemente, representantes de la Creación, con suficiente decoro, ética y elegancia como para guiar la vida?

¿Es nuestra responsabilidad suficientemente generosa y transparente como para ordenar la vida?

En lo belicoso, la respuesta suele ser muy evidente: se dice en principio que “no, pero ya se aprenderá, pero ya se solucionará”… con el mismo método de siempre; ese siempre “suspendido”… en el sentido del breve lapso de la Historia.

Cabría preguntarse, orantemente: 

¿Hemos llegado hasta aquí, por nuestra capacidad… recursos… medios…? ¿O hemos llegado hasta aquí porque nos han ayudado, nos han apoyado, nos han facilitado –¡aunque sean barbaries!-, nos han permitido…?

¿Podríamos imaginar por algún momento que las especies vivientes –todas ellas entre sí se conocen- se confabularan contra nosotros? ¿Tendríamos alguna posibilidad de sobrevivir? ¿O más bien desapareceríamos en pocos minutos?

Pensemos por un instante que los reinos vivientes se confabulan, ¡hartos de ser manejados, manipulados, deteriorados, exterminados!… y deciden una rebelión hacia nuestra especie. ¿Disponemos de recursos?

Fíjense que, cuando algunas bacterias se rebelan, ¡cómo nos echamos a temblar!

¿Es que tenemos los recursos para establecer un combate contra una rebelión de especies… o realmente… no llegaríamos ni siquiera a defendernos?

Eso, evidentemente, podría ocurrir. ¿Por qué no? Cada vez descubrimos más y más alianzas entre los diferentes organismos vivientes, sincronizados con los que teóricamente no son vivientes, como minerales, tierras… y la propia dinámica de este lugar donde habitamos en el Universo. Algunos afirman hasta que es un organismo “vivo”… con independencia de los parásitos que habiten en él.

Y sí, es posible que bajo la consciencia miópica, estrábica… de la especie humanidad, contemplamos el estar, el ser, el hacer, el sentir… como una ganancia, pero también estamos dotados de una sensibilidad que nos lleva a orar y nos lleva a escuchar la palabra de advertencia, de cuidado; que nos lleva a ver y a visionar nuestra posición.

No todos, ciertamente, tienen esa opción.

Pero cuando se tiene, se está en disposición de ¡evaluar!... el desarrollo personal y de especie, no sólo bajo la batuta de nuestra propia referencia de especie, sino bajo las referencias de la Creación, con el reconocimiento de que… sin el auxilio viviente de otras especies no somos viables.

¿Por qué nos siguen… en nuestras barbaries? ¿Por qué se hacen cómplices silenciosas de nuestras imposturas? ¿Qué extraña relación tienen, con la Creación? 

¡Porque no es que nos tengan miedo! No es que… se infravaloren. No. Más bien podría decirse que tienen una vocación y una fidelidad servidora, ¡impresionante! Que nos dan un testimonio de fe, ¡increíble!

“No nos juzgan”.

¿Sería –en consecuencia- oportuno, tomar nota de esa solidaria actitud de fe y de servicio?

¿Podría tomarse nota de esa actitud, para que nuestra expresión… fuera similar o semejante “a”…?

Gracias al vehículo orante, el ser puede descubrir que tiene maestría, sutileza, elegancia, inteligencia, emoción y capacitación para ser impecable.

¡Y no a costa de otros!… sino en sí mismo, cada ser.

¿Se debe tener en cuenta esa vía, o esa costumbre de la permanente pelea nos hace inhabilitarnos... hacia consciencias sutiles?

De seguir así, ya se nos avisa de… un ocaso.

Pero el solo hecho de que exista el aviso es señal de que tenemos el hilo: el hilo generador de perfección, de impecabilidad, de remarcable posición, de bondad… “Bondad”...

Quizás, si no existiera el “aviso”… aún quedaría mucho por hacer en lo belicoso, pero este reclamo orante nos debe re-capacitarnos hacia otras perspectivas que, aunque parezcan inviables, están ahí, aguardando a que se las emplee, a que se las viva, a que se las sienta.

No… renuncio… a mi origen Celeste. No renuncio… a mi influencia y cuidado permanente.

Cualquier asunción de referencia, de intermediación, debe estar vibrando en la emoción; en la emoción Creadora que me permite estar. Y así, emocionarme en lo que tengo que realizar.

***

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo