Por momentos, el ser se muestra salvador, redentor y ‘desfacedor’ de entuertos… 

Por momentos se muestra héroe y… ganador de las causas perdidas… 

Pero también, por momentos se encuentra impávido, desangelado, inútil… 

Como dos caras de una falsa moneda.

Desde los sencillos problemas… hasta los complicados traumas, son capaces de ser abordados de forma sanadora… Y al decir de la opinión, de las opiniones, a veces “se consigue”: se consigue el objetivo de solucionar, de arreglar…

Pero… se hace fugaz. O se hace crónico… e inquietantemente rígido.

Desde la óptica de la indolencia –la otra cara-, la no participación, la asepsia indiferente, en la búsqueda de gustos particulares…, ahí se bambolean las manías, las particularidades, sin otro afán que no sea la sosería, la ‘in-opinión’.

¿Cuál… cuál es entonces la posición de equilibrio? De un equilibrio móvil que va de un lado a otro; de un equilibrio alegre, comprometido, decidido, ¡evidente!

CONTEMPLAR…

MEDITAR…

ACTUAR…

ORAR…

Sí. Si realizamos esos procesos… con plenitud de consciencia, contemplando cómo transcurre el riachuelo, cómo transcurren los ladridos o los… imprevistos…

Si meditamos en torno a… el origen inteligente de los procesos, según las pautas que hemos aprendido… 

Si actuamos –en consecuencia- bajo las percepciones de respeto y cuidado… 

Y si después, todo ello lo llevamos a la Llamada Orante, para que el cobijo de la palabra, el cobijo de cada momento… nos muestre un lenguaje, un significado, una idea que “explique” –entre comillas- el Universo que hay en lo que se contempló, en lo que se meditó, en lo que se realizó, estaremos en una perspectiva muy diferente a la del héroe, a la del indolente… Y podremos… –además de aprender, además de escuchar- podremos “permitir” que el transcurrir suceda sin nuestras inconveniencias.

Parece… o pareciera que esta sugerencia orante es larga, es pesada, es difícil, requiere un… 

No.

Inevitablemente somos contempladores. Que intervengamos o no; que interpretemos o no…? Pero contemplamos, sí o sí.

Meditar de una u otra forma es imprescindible para establecer una estrategia de lo más rentable posible.

Actuar es inevitable, dado el hecho de nuestra presencia.

Y Orar… De alguna forma o manera balbuceamos en el Misterio, tratando de encontrar alguna luz.

Es decir que las bases –por así decir- de otra respuesta están en nuestra naturaleza; si bien es cierto que hay que depurarlas.

Y ésa es parte de nuestra formación, de nuestra evolución, de nuestra puesta a punto, como seres de humanidad que amplifican sus consciencias.

Nos inducen, por intereses, a las dualidades. 

Cuando descubrimos otras perspectivas, es frecuente dudar… puesto que lo conocido parece ser más seguro.

La duda entre los extremos disocia y equivoca. La aventura de lo desconocido aclara, fortalece y descubre.

No amedrentarse… ni aplazar resoluciones como la que nos plantea hoy la oración.

Contemplar, meditar, realizar, orar, en simultaneidad con los procesos que nos toca vivir, es un estilo de Creación; es un estilo de Renovación y Regeneración permanente.

***

PRAYER

The prayer we practice does not belong to any religion. We believe prayer can be a liberating and healing instrument. It is referenced in Creation and, without naming them, in the different Forces that animate us. Our belief that prayer is an essential element, led us to create a space dedicated exclusively to prayer: “The House of the Sound of Light” located in a farmhouse in the Basque Country, in the province of Vizcaya. There, prayer encounters and retreats are held.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Main centre of Neijing School
RADIO AND TV

RADIO AND TV

Our communication channel
FEMININE INSPIRATION

FEMININE INSPIRATION

Feminine Inspiration Association
HEADQUARTERS

HEADQUARTERS

Neijing Schools in the world