Parece ser que la Creación dotó… y dota, a los seres, de los recursos necesarios para permanecer, evolucionar, cambiar, improvisar, recrear… Y se podría decir que éstas y otras cualidades están en todos los seres, desde el reino vegetal hasta el homo sapiens –por poner una horquilla sencilla-. 

Dicen que este lugar del Universo –el planeta llamado “Tierra”- se formó hace aproximadamente cuatro mil… y un pico más o menos largo de millones de años. No parece ser una cifra escandalosa, cuando hay personas que poseen capitales económicos de cien mil millones y cosas parecidas –por aquello de las cifras nada más-. 

El caso más personal, el sapiens, decide, más o menos hace trescientos mil años –tampoco hace tanto-, salir de su guarida africana para inspeccionar –gracias a su sapiencia- otras perspectivas… en donde había otros homínidos: los denisovanos, los neandertales… con los que no parece que congenió mucho; aunque sí parece ser –y nos dicen- que, depende de qué tipo de neandertal, pues así el sapiens se apareaba o no.

A lo mejor fue una estrategia para acabar con ellos.

Sí. Acabaron con ellos. No se sabe muy bien –o no se quiere admitir- si fue por acción directa de los sapiens o por incapacidad natural de los neandertales.

El caso es que los dones del sapiens-sapiens hicieron posible cambios… sobre el rotulado de este planeta, importantes. 

Su sapiencia, curiosamente, les llevaba desde acciones de exterminio hacia el enemigo de turno o… a acciones místicas, con el místico o la mística que en ese momento surgiera. 

Sí. Hay que fijarse. En un caso es plural: “el exterminio de” –claro, ya hablar de exterminio es hablar de plurales-, y la conducta mayoritaria de combate, guerra, reproducción –masa, masa-… contrastaba y contrasta con la aparición de elementos que se salían de la horma establecida.

Esto muchas veces les costaba el seguir viviendo; o les costaba el seguir viviendo, o el seguir estando como estaban.

¿No tenía suficiente fuerza, el místico, para suavizar el mordisco de instinto… del cazador, del dominador, del controlador, del manipulador?

¡Parece que no! Parece que estuvieran en planos diferentes; como si el místico fuera un mutante, y el resto fuera un simple depredador… que pasó de carroñero a cazador, y que se hizo con el poder de la especie. 

El Sentido Orante de hoy nos hace una panorámica de recorrido, para mostrarnos el cómo se ha diversificado la sapiencia, de tal forma que se continúa con la indolencia y la prepotencia de… el elemento de especie, “masculino”, sobre las demás especies.

Sí. Porque a veces se dice que es “sobre”… el dominio sobre la otra parte sexuada: lo femenino. Pero eso es muy corto. A la hora de dominar y exterminar hay que extenderse más: a ríos, mares, vegetales, animales… y hasta “tierras raras”. 

Sí. Son unas tierras, un suelo “raro”, que tiene componentes químicos que se llaman así, “raros”, por su poca frecuencia, pero su importante incidencia en la petroquímica de los investigadores de recursos. 

Mientras… aparecen salpicados místicos o místicas –llámanoslos así genéricamente-, por dedicarse a una referencia que no sea… el macho cabrío, sino que sea un Misterio Insondable: el que se puede ver a través de perder la importancia personal.

Mientras… –suceden las cosas simultáneamente-, los machos cabríos galopan por las laderas, praderas, por cualquier sitio… demostrando su poder, su autonomía (sic), su prepotencia… 

Y parece… parece ser que a estas cualidades se les suele llamar “instintos”. 

Dicen los sabios científicos que, en un tiempo –en un tiempo-, la fémina entraba en celo, y esto producía una serie de sustancias –feromonas y demás atractivos- que inducían al masculino a… el acoso, el derribo, por una atracción irresistible. Esto le hacía competir con otros machos para ver quién… 

Esto lo vemos hoy, actualmente, en los animales. 

¿En los animales? 

A estas alturas –haciendo un salto olímpico-, con la cercana posibilidad de ocho mil millones de seres humanos, y estando el 2050 ya a punto o cercano… o el 2030 quizás sea donde serán cien mil millones –al ritmo que se va, claro-, la pregunta Orante es: 

.- Bueno. No, no proliferan los místicos ni las místicas, pero sí proliferan… la pornografía, la violación, la pederastia, la reproducción asistida o no asistida, compartida o no compartida, las variables diferentes de la sexualidad…

.- ¡Ah!, sí… Pero ¿eso no era ‘instintual’?

.- Ya no parece. No parece. 

.- ¿No parece? 

.- No. No, parece que la masa a utilizar –es decir, la mujer- ya no… –por su evolución, claro- no produce esos atractivos, a veces fatales, que obnubilaban la sapiencia de los varones: los conducían a la precipitada posesión… de cualquier animal… 

.- ¿Animal? 

.- Sí. De cualquier animal femenino que pasara por allí.

Se supone, por el desarrollo de las autopistas, los helicópteros, los aviones, que, conjuntamente con eso, pues también cambiaba lo otro. Es decir que se supone –perdón: “se suponía”- que esos altos vuelos traerían como consecuencia, también, altos vuelos anímicos, afectivos, emocionales, espirituales… y ya pasaría la época de las aventuras y escarceos con ‘neardentalas’ o… 

No. No. Por el contrario, la especie, en general, se prostituye: unas partes, con defensa de derechos y propiedades y capacidades, y otra parte, con predominancia y dominio y control.

¡Ah, sí! Es importante. 

Todo esto se genera por un patrón de referencia. El patrón es el carroñero y el cazador. 

No existe otro patrón de referencia. ¡Salvo!... excepciones de salpicados personajes que hablaron, dijeron, poetizaron, oraron, meditaron… Pero su incidencia real en el comportamiento de los sentidos de… el dominador, poco cambió. 

Y es una pregunta interesante por… ¿cómo?, ¿por qué? Primero: es el único patrón de referencia. Segundo: “por qué”, si ya no tiene que cazar, ya no tiene que carroñar, ya doméstica, controla, reproduce lo que quiere y lo que desea cuando quiere y como quiere… 

Esto supondría, en la escala evolutiva, una pérdida… perdón, una disolución de actitudes y cualidades para la adquisición y el desarrollo de otras más… sí, digamos “sublimes”.

El patrón de referencia de la vida –permitamos este salto y abandonemos por un instante el protagonismo humano-… el patrón de referencia de la vida es la vida misma en su expresión pluralista infinita. Es el Misterio latente que habita en un lugar que llamamos “Universo”, y que nos ¡conmueve! ¡Como mínimo debería conmovernos! 

Y, de hecho, a los carroñeros y a los cazadores les guiaban, en un principio, los misteriosos tótem, dioses de fuego, de lluvia, de… de fuerza: el espíritu del tigre, del león…

Sus patrones de referencia eran la tormenta, la lluvia, el terremoto o el volcán… Pero en la medida en que les dio una interpretación personal, dejaron de ser referencia para ser –o pasar a ser- “dominados” por el gran cazador.

Y lo que hacia suponer una idílica comunicación y una idílica relación entre masculinos y femeninos, y una plácida vida de gozo, disfrute y placer…; lo que parecía que así debería ser –aunque sólo sea por los años que han pasado- resulta que no. Enzarzados en derechos, deberes… y bajo el patrón de referencia del “cazador”, la sapiencia se cerca a sí misma, se rodea de estacas puntiagudas para no salir de ese “instinto de poder”, de ganar, de lograr, de engañar…

Cualquiera que se atreva a saltar la valla puede correr riesgos y… –sobre todo- puede quedar fuera. 

Y parece que el clan humano se ha cerrado tanto que nadie quiere estar fuera. 

Y “más vale un cromañón y un neandertal conocido, que un sapiens por conocer”. 

Quizás por eso los filósofos antiguos insistían: “Conócete a ti mismo, conócete a ti mismo, conócete a ti mismo…”. ¡Que pesaos!, ¿no? Y llegó el psicoanálisis y te conoció a ti mismo, y te esclavizó en la única función que podría ser el sexo. Pero ni siquiera fue capaz de evolucionar a una sexualidad mística que te condujera a la inmortalidad.

No. Se quedó en el dominio del ego, del yo, del súper-yo, del instinto… 

Y así el psicoanalista se rebozaba con el psicoanalizado o la psicoanalizada y… y se ‘re-ensoñaban’ sin sentido. Los que sobrevivían –o los que sobreviven- lo hacen en base a… el Espíritu Santo.

.- ¿Tanto?

.- Sí. Era la piedra angular.

Sí. Tocar ese sutil vector que “ya no cumplía” –entre comillas, “ya no cumplía”- básicamente la función reproductora, pero empezaba a cumplir –o así estaba… visto por visionarios- funciones místicas, funciones espiritualistas que, sin excluir ninguna posibilidad, dejaban ya de ejercer y ejercitarse en la caza, en el acoso, en el derribo… y se recluían en su sapiencia ¡referenciándose en la Creación!, que fue la que dotó a los seres de esa mágica energía; que, luego, poco a poco, sí, salía –y salió- a través de la palabra “amor”, “enamorarse”, etc., pero que prontamente se prostituyó, porque no cambiaron las condiciones. 

Sin dudas –nos dice el Sentido Orante-, cuando la referencia es la Creación, no hay nada que cazar, no hay nada que poseer, no hay nada que dominar… 

Estamos bajo la perspectiva de Lo Creador… y sólo me es válido el referencial de lo que puedo visualizar, por una parte, en “algunos” seres…; por otra parte, en mi propia realidad, al trascender a los signos y señales humanos, y situarme en los signos y señales Creadores: esos que me rodean de belleza, de recursos, de intuiciones, de sorpresas… Esos que me susurran “verdaderos amores”… Esos que me dan a conocer novedades afectivas que nos trascienden… y nos permiten “desmarcarnos” del continuo acecho ‘instintual’…

¿Será...? ¿Será –dice la Oración- que estamos “a tiempo”, o que han llegado los tiempos, o que empiezan unos tiempos en los que la cerca que el sapiens se puso, se puede quitar?

¿Será que han llegado los tiempos en los que se puede el ser referenciar, sin la batuta de “su poder”? 

¿Será que han llegado los tiempos de invocar…; de invocar una y otra vez a nuestras capacidades y dones, para que salgan… de “la prostituta posición” que arrasa, corrompe y deteriora?

Quizás sea ilusorio; sí. 

El Sentido Orante con frecuencia es ilusorio, pero un ilusorio profético. Como un aviso, como una llamada de atención… para que el ser avive su “proyección referencial” hacia una comunión. Hacia una comunión de unidad con lo ¡viviente!; hacia una comunión de su paridad con su especie; hacia una comunión con el Misterio Creador; y hacia un desarrollo de continua creación… en el arte de “estar”, en el arte de “transcurrir”, en el arte de “proyectarse”… bajo el Referencial Creador, y en consecuencia hacerse creativo… 

Siendo la batuta “amante”… la que, por reflejo de sentirnos amados por la Creación, nos hace sublimar nuestras capacidades, nos hace respetar nuestras cualidades y nuestro entorno, que comienza por el más cercano: por lo ‘convivenciable’. 

Puede… puede que, ante esta perspectiva, algunos lo vean “imposible”, otros lo vean “quizás”, y otros se entusiasmen y luego se depriman. ¡Y alguno se entusiasme!… 

En cualquiera de los casos, ahí está la materia prima. 

Y, al menos, desarrollar la consciencia del verdadero referencial; al menos, establecer el respeto ‘convivencial’. 

¡Al menos!...

En la medida en que el ser se ejercita en estas disposiciones, va descubriendo otras perspectivas; va haciéndose más dúctil, menos guerrero; más condescendiente, dialogante, concordante…

El dejar de “ser así”, como cada uno se tipifica: “¡Es que soy así!”. “Es que ése es así”. “Es que ésa es así”... Y pasan y pasan los tiempos –aunque no existan- y ratifican que “es así”… 

Y ¿¡dónde estaba la sapiencia!? ¿¡Dónde estaba la materia prima!? ¿¡Qué pasó que no se desarrolló!? 

“Es que es así”.

¿Y habrá…? –pregunta- ¿habrá que vivir ¡soportando y soportándose mutuamente el “es así”… “porque es así”!? Y claro, persiguiéndose, discutiéndose, violentándose… 

¿No?...

El ‘esss-fuerzo’ es una característica de la Fuerza. ¡Es! Y no supone… –salvo exageraciones- no supone una actividad dañina, peligrosa o incómoda. Al revés: nos amplifica, nos propulsa… 

¿Se podrá hacer un esfuerzo hacia la concordia, la convivencia, el respeto, la disolución de rémoras que permanecen y que prostituyen las opciones que de la materia prima tiene cada ser?

O ¿habrá que seguir soportando “esto es así”, “éste es así”…, hasta ver la aniquilación, el holocausto personal… u otras cosas que aún no se muestran?

***

PRAYER

The prayer we practice does not belong to any religion. We believe prayer can be a liberating and healing instrument. It is referenced in Creation and, without naming them, in the different Forces that animate us. Our belief that prayer is an essential element, led us to create a space dedicated exclusively to prayer: “The House of the Sound of Light” located in a farmhouse in the Basque Country, in the province of Vizcaya. There, prayer encounters and retreats are held.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Main centre of Neijing School
RADIO AND TV

RADIO AND TV

Our communication channel
FEMININE INSPIRATION

FEMININE INSPIRATION

Feminine Inspiration Association
HEADQUARTERS

HEADQUARTERS

Neijing Schools in the world