Y las tendencias parecen claras. Ahora que se vislumbra un cambio en la evolución de la gran alarma, una tendencia aspira a volver a la consumada acción de producir, de crecer, de dominar, de controlar... y quizás también de asegurar las ganancias, para ponerlas a buen recaudo por si vuelve a ocurrir algo parecido. En esa tendencia no hay ningún signo de cambio en el estilo y en la manera de estar, de hacer, de sentir o de pensar.

Otras tendencias empiezan a insinuarse y a marcarse como una humanidad con secuelas, con una residual incapacidad, con una residual impotencia hacia otras acciones; y, en esa posición, someterse a cualquier ayuda, a cualquier manejo. Una consciencia de minusvalía y de dependencia, que no afronta sus recursos, sino que los sustituye y los pone a disposición de los poderes. 

Y otra tendencia, la más minoritaria –aunque pareciera en principio la más lógica y… entusiasta incluso-, es la tendencia a ser otros, a hacer de otra manera, a proponer nuevas actitudes, a sugerir nuevas empresas, a innovar en creatividades, a gestar un arte de ciencia, a aspirar a todos los ideales, sin renunciar a ninguna tendencia.

Esta tercera tentativa… se muestra tímida. Aún tiene el susto, el miedo… y en ocasiones el terror.

El Sentido Orante nos muestra el mosaico de tendencias en el que todos estamos. Y al mostrarnos ese mosaico, nos añade un detalle: el detalle de que somos una Creación, el detalle de que somos –cada ser- únicosinsólitos. Nos añade que, si por Amor fuimos creados, en amantes debemos transformarnos.

Nos añade que la confianza en nuestras innovaciones, novedades y cambios, se hace en base a la Providencia, la que nos provee de sugerencias, de instintos, de descubrir, de imaginar, de saber contemplar la dulce espera para corroborar la promesa Providencial.

Sí. El Sentido Orante nos apostilla que, a la hora de plantear un libertario proceso, la Fuerza fundamental es la Providencia Trascendente; esa que no tiene miedo; esa que encuentra siempre recursos; esa que siempre se levanta.

Y en esas puntualizaciones orantes, late la consciencia de advertirnos de que somos amados, de que somos cuidados, de que somos alentados… hacia la complacencia, hacia el equilibrio, hacia la comunión de consensos, de contribuciones solidarias.

Y en ese latir palpitante, nos pide, casi nos suplica, que hagamos del convivir una confianza ¡mutua!, sin prejuicios, abandonando las catalogaciones y premisas que tienden a inutilizar las facultades de otros.

La condescendencia –¡condescendencia!- ante nuestros temores, preocupaciones e inseguridades, nos cubre –la condescendencia- para que éstas desaparezcan. Esa condescendencia Creativa nos abre el camino de los obstáculos. 

Descienden los brazos vigorosos del Amor, y nos abren el camino hacia la liberación.

Se hace, el Misterio Creador, condescendiente con el olvido, la torpeza y el desaire que el humano proceder realiza, y que piensa que merece castigo, y que renuncia a ser un fiel reflejo del Arte Creador, que ha puesto en él el color de sus ojos, la textura de su piel, el bello movimiento... y el don de la palabra.

Nos llama en esas puntualizaciones, el Sentido Orante, a ser testimonio y testigos de otras versiones-visiones. De otras versiones-visiones en las que la fantasía no sea un adorno más; en las que la imaginación no sea una propuesta que… ¡bueno!, a veces venga bien; en las que el detalle tenga un valor y no sea un aditamento posible o no; en las que la sinceridad no sea una explosión de quejas y de acusaciones, sino que sea una versión de lo que transcurre, lo que duele o agrada, lo que se comparte con los cuidados entre unos y otros.

Nos advierte, como aviso del que quiere darse a conocer –“nos advierte, como aviso del que quiere darse a conocer”-, que no está su Fuerza Creadora Misteriosa ¡allí!, ¡allá!… También. ¡Pero también está aquí!, en lo que no se ve, en lo que no está sujeto a nuestros sentidos; en lo que puede ser el canto fugaz de un pájaro… o una tenue sombra al amanecer.

Se tiende –sí, se tiende, por el dominio que sobre sí mismo y sobre los demás ha establecido la especie- se tiende, aun en los más creyentes, a situar allí, allá –como una estructura más- a ese Fuerza de Amor, como un errante y despistado enamorado, enamorada… que a veces nos ve y otras veces no; que ayuda a aquél pero no a éste; que nos ignora.

No. No tiene espacio ni tiempo. No se secuestra en la lejanía. ¡No se esconde en los confines! Se hace un sinfín en ¡todo! ¡Se hace un sinfín en todo! ¡Se hace un sinfín en todo!

Y si prestamos atención y guardamos el silencio cómplice de su verbo, notaremos en nuestras manos una especial sensación: es una caricia. Y a nadie se la niega.

Y esas manos protagonistas de la caricia son el equivalente de un hacer, de una expresión, de un lenguaje, de una intención, de un abrazo, de una ayuda permanente.

Y así podemos percibir en cada gesto, cómo, además de nuestra consciencia estructural, hay algo más que mueve nuestros dedos, que anida en nuestras palmas, que busca el encuentro.

 

[1]En la palma de la mano

ayyyyyy, en la palma de la mano

se ha posao, ayyyy... una presencia…

que acaricia mi mano

y le ha dado una asistencia.

Y me han llevado… ¡ay!, de la mano

a los sinfines… de lo nunca que he sentido

de lo que nunca he sentido

y que… y que… me ha enamorado

y me ha dao… -ay-… el sentío

Me ha dao el sentío… de todito lo que hago

de toíto lo que hago.

 

Y el arrebato llega al corazón. Y éste no puede evitar… no puede evitar expresarse, ¡porque en ello le va la vida! Y aunque no se sepa qué es, está ahí latiente, ¡latiendo!, ¡diciendo!, saltando, danzando. Haciendo, del barro, una vasija; haciendo, del tronco caído… -¡ay!-, una filigrana de talla que se deja aliviar por la gubia que, sin cortar, la moldea. 

¡Ay! No se puede… vivir sin arrebato.

Si éste no está, es que no se da por bien llegado el sinuoso… el sinuoso perfilado del Amado.

Y si en Amor me han gestado, y Amor soy por ¡evidencias!, el arrebato es la consciencia: esa que, sin saber cómo, se muestra; que sin saber cómo, se gesta; que sin saber cómo, se pronuncia o se muestra. 

Consciencia de Amores Eternos… cómplices de una evidencia: la de ser una muestra de complacencia.

Y ahí, ahí, y allí y allá y aquí… ¡y más dentro de aquí!… la Presencia está.

Y en una dádiva permanente nos impulsa, nos alienta… con risas, con lágrimas, con suspiros…; con las sorpresas de las ocurrencias, esas que nos encontramos sin buscarlas… y que nos dan el toque. Y que nos dan el toque de distinción.

 ***

[1] Cantando

PALVE

Meie palved ei kuulu ühegi religiooni alla. Usume, et Palve võib olla Vabastav ja Tervendav vahend. Ja tema viitepunktiks on Looming, erinevad Jõud, mis hingestavad meid, nimetamata ühte- või teistmoodi. Usk, et Palve on meie jaoks hädavajalik element, viis meid ainult palvele pühendatud ruumi-: „Valguse Heli Maja“- loomisele, mis asub Baskimaal, Vizcayas, talumaja ruumes. Seal viiakse läbi palvekohtumisi ja tagasitõmbumise päevi.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Neijingi Kooli tsentraalne keskus
RAADIO JA TELEVISIOON

RAADIO JA TELEVISIOON

Meie suhtlemiskanal
NAISINSPIRATSIOON

NAISINSPIRATSIOON

Assotsiatsioon Naisinspitatsioon
KESKUSED

KESKUSED

Neijingi koolid maailmas

AVISO IMPORTANTE PARA LOS ALUMNOS DE TIAN COVID-19

AVISO IMPORTANTE PARA LOS ALUMNOS DE TIAN COVID-19