Somos propuestas referenciales de promesas

 

Y la humanidad se ha configurado en un tipo de consciencia, según la cual, se establece… lo adecuado, lo inadecuado, lo correcto, lo incorrecto, lo válido, lo no válido, lo fiel, lo infiel…

Un sistema de duales propuestas, que tiene poca capacidad de absorber otras propuestas; y que, cuando lo hace, trata de incorporarlas a una de las dos.

Y no se trata de que sean tres…

 

El sentido orante nos advierte hoy de que somos una propuesta permanente.

Tenemos que constituirnos en una propuesta constante; porque, si bien somos enviados por la Creación para una misión de servicio, en ella va a implícita la actitud de proponer.

Y así, en cada lugar, o en cada momento, o en cada tiempo de historia, seremos una propuesta… para el arte, para el auxilio, para la fiesta, para el exilio, para… ¡quién sabe!

Al tomar la consciencia de “propuesta”, cada vez que nos demandemos –o nos demanden- una opinión, un punto de vista, un criterio, una postura… ante cualquier situación –“ante cualquier situación”-, si recordamos que somos propuesta, haremos una expresión nuestra, proponiendo una disposición que, ¡sí!, se puede parecer a ésta o a aquélla pero… como propuesta va a ser diferente: va a añadir un quantum; va a matizar. Que luego se tenga en cuenta o no, que luego se realice o no… pertenecerá a un proceso. Pero, de entrada, hay una propuesta.

  Si somos “propuestas”, ¡aportemos sinceramente lo que somos!

La reserva prolongada, promovida, con prudencia exagerada, del ser que se escuda en los silencios, que hay que exprimirlo para que exprese una opinión, no es de crédito…; no es acreedor de tal nivel de reserva. Que luego, curiosamente, se emplea fuera de contexto para analizar, juzgar, condenar, criticar… –etc., larga-.

En el rango del vivir, cada ser –nos advierte la oración hoy-… cada ser, con independencia de si quiere o no quiere, es un motivo de referencia.

 

La mayoría de las veces, las personas se escudan en su personalidad, en su peculiaridad, en su origen, en su profesión, etc., para… para ser de una forma. Tratarán de imponer más o menos sus criterios, pero prestan poca atención a que son motivos de referencia. Es decir, que hay otros seres que “se referencian en”; o bien para decir: “No, yo en esa línea no voy; no, a mí no me gusta esa referencia”; o bien: “Es una referencia valiosa, es una referencia gustosa”; o bien: “Bueno, es una referencia dudosa, es una referencia incómoda…”.

Es decir, que se debe tomar consciencia de que, con nuestro estar –en propuestas de cualquier naturaleza-, nos convertimos en referencias para los demás; bien sea para rechazarnos, para aplaudirnos, para acogernos, para ignorarnos…

 

¡Es de suponer!... –quizá sea suponer mucho- ¡es de suponer que, ante esta evidencia, todo ser querrá ser una buena referencia!...

Cuando nos pregunten:

.- ¿Qué, qué referencias tiene usted?

.-. ¡Ah! Pues yo tengo la referencia de haber estado con Pepito, con Juanita, con Antonio, con Luis… Me he formado en Harvard, en Elche, en Granada…

¡Hay unas referencias!... Y se van elaborando a lo largo del tiempo, ¿no?

Pues bien. Si cada uno –insisto: quiera o no quiera- es una referencia, ¿sería lícito decir, orantemente: “sea una referencia válida”, “sea una referencia constructiva”, “sea una referencia elogiosa”, “sea una referencia de calidad”…?

¡No vale –no, no vale- decir!: ”Yo no soy referencia de nada ni de nadie”.

No. Está usted ahí. ¡Está usted ahí, y usted come, duerme, convive… y establece una referencia! Y dirán de usted que es gracioso…; y dirán de usted que es poco ‘convivenciable’…; o dirán de usted que… Pero no es un anónimo.

Y fijarse en lo que supone ser referencia.

Igual que nos resulta habitual y fácil decir: “¡Ah, bueno! La propensión genética de esta persona –puesto que su padre padeció, su madre tuvo, su abuela tuvo…-, entonces, es probable que esa genética incida…”, pues de la misma forma, la referencia que nosotros seamos, para unos o para otros, ¡influirá decididamente en los que nos rodean!... –y en los que no también, aunque no lo sepan-.

Y es que, además, la responsabilidad de vivir en la propuesta y en la referencia, es que… las personas no toman en cuenta que, con esa actitud –displicente, por ejemplo-, bueno, alguien dirá:

.- No, no me sirve de referencia. La referencia que me da esta persona es la displicencia.

Y el displicente dirá:

.- ¡Es que yo soy así!

.- Ya, pero… el efecto que produce su displicencia, en aquel otro, no es precisamente beneficioso… Como mínimo, es incómodo.

Al tomar consciencia de propuesta y de referencia… nos convertimos –y esto es expresión orante- en promesas.

En promesas, bajo el sentido de… no solamente de “prometer”, no; bajo el sentido de lo que es una promesa: algo que va a ser algo; que va a representar algo; que supone una novedad en algo; que refresca algo; que aclimata algo. Un “algo” de Misterio.

Como cuando se dice: “Esta persona es una promesa en el cante”; “es una promesa en arquitectura”; “es una promesa en manualidades”… “Esta persona es una promesa en espiritualidad”

Es una promesa… que promete.

“Promesa que promete” es promesa que todos, algunos, “alguien”… aguarda a que tú, aquel o el otro alcance una posición… ¡virtuosa!, llamativa, saludable, ¡admirable!...

 

¡Ay!... Si somos propuestas referenciales de promesas –como nos sugiere el sentido orante de hoy-, ¡estamos ante una nueva dimensión... de algo desconocido! Pero… ¡son palabras conocidas! ¡Sí!, son palabras que se emplean. Pero… bajo este prisma, juntas, y como propias de nuestra naturaleza, no se suelen emplear.

De ahí que el sentido orante haga un reclamo para que… tomemos la consciencia referencial de promesas, de propuestas… que inevitablemente están ahí, pero que nos olvidamos, nos evadimos… Un día algo sí, otro día algo menos…

En la medida en que conocemos, sabemos algo de nuestra naturaleza espiritual, existencial… ¡la debemos implicar en la vida!

Eres una promesa eterna. Eres una referencia existencial. Eres una propuesta permanente.

“No lo olvides”. 

***

TIAN

TIAN

Zentralsitz der Neijing-Schule
RADIO UND FERNSEHEN

RADIO UND FERNSEHEN

Unser kommunikationsbanal
WEIBLICHE INSPIRATION

WEIBLICHE INSPIRATION

Verein weibliche inspiration
ZWEIGSTELLEN

ZWEIGSTELLEN

Neijing-schulen in der welt