Lo cuantificable y lo cualificable

 

Y el avance –¿avance?- de la especie humanidad en los desarrollos más concretos, más prietos, llamados “materiales”, especifica en número y en particularidad lo que concierne a lo que se puede vender, comprar, tener… Todo lo cuantificable. No lo cualificable. Y lo cualificable se queda reducido a “generalidades”.

Y así, genéricamente, se dice que… ¡bueno!, que los húngaros son egoístas, o que los islandeses son más bien ¡sosos!, o que los de el Alto Volta son menesterosos… 

Y así podríamos generalizar… cuando se trata de cualificar. Y entonces perdemos o, más que perdemos, “no tenemos” calidades; porque se han quedado en “generales”: se ha militarizado lo no cuantificable, y se ha dejado en… “¡Bueno…!”.

Esto, además, se presta a tener, “aparentemente” –desde luego, no ciertamente-, una teórica cultura o conocimiento de ¡todo!

La Sugerencia Orante nos habla de la opción de cuantificar y cualificar nuestros vivires, nuestras experiencias, nuestras sapiencias… sin caer en generalidades o, a partir de ellas, particularidades falsas.

El diseño humano tiene la capacidad de cuantificar, cualificar y trascender.

Podríamos decir: “Mi padre es bajito, pero no tiene dinero”. Cuantificamos así la figura del padre. Y la cualificamos genéricamente, diciendo: “¡Pero es buena persona!”.

¿Y si la cualificamos adecuadamente…? Diríamos: “Es una persona con unas cualidades valorables, puesto que es humilde, es dialogante, es colaborador, es afectuoso…”.

“¡No siga, no siga! Eso no existe”.–chiste fácil-.

Y luego podríamos trascender diciendo: “Bueno, ha sido o es el intermediario de mi identidad… o una parte del intermediario de mi identidad”.

La consecuencia de las generalidades –la militarización del saber-… es que se hace un prêt à porter”para todo el mundo, y todos tienen que comer lo mismo, vestir lo mismo, hacer lo mismo… Y resulta que cada uno es diferente, es distinto, y tiene cosas semejantes o parecidas a otros, pero… su bordado, su calado, su actitud… es distinta a la de aquel otro.

Con la cuantificación y la generalización, la inmediata actitud es la vulgarización. Se vulgariza… cualquier situación; y se le pone el sello que más duela o que más interese o que más coaccione… o que más sirva a cualquier interés.

Fíjense ahora –por ejemplo- en las noticias falsas, las fakenews: ya tienen un espacio… que resulta ¡atractivo!

La verdad… o “la sinceridad” –para ser más… sentimental- no vende. Parece que no tuviera aplicación en nuestro cotidiano convivir.

Así se llega a la posición en la que cualquier ser, según… –fíjense bien- según los intereses que se manejen –el nivel de intereses que se manejen-, puede ser un virtuoso o un villano.

Es como la estadística: que se la estruja, y nos da los números que queremos.

Esta situación, en niveles de interés, de manipulación, si bien corresponde a estratos digamos que “influyentes”, no deja de ser una práctica común –fíjense bien: “una práctica común”- entre los seres sin ninguna estratificación poderosa; una estrategia común para el informar, el compartir, el convivir… ¡Y cualquiera puede elevar a santidad, a uno!, como otro puede colocarlo en “impresentable”.

¿Es que no es posible ecualizar nuestras percepciones, y colocar, al ser objeto de nuestro estudio o de nuestro comentario, bajo –al menos- el principio de inocencia –¡al menos!-, antes de condenarle... por esto, esto, esto o aquello? Generalizado, claro. Vulgar, claro. O antes de elevarlo a cotas inalcanzables. Generalizando también. Y vulgarizando. ¡Pero lo más común es la destrucción! Común, común, común, común.

¿Y por qué es lo más rentable? Porque el que maneja la destrucción de alguien, con sus comentarios, sus chivatazos, sus sugerencias, etc., etc.: “No. No es lo que parece. Ten en cuenta que… tal y cual”.

Esos comentarios –¿verdad?- ruines… tienen mucho más éxito, porque el morbo es parte de la conducta actual humana. Y hay un interés general –en estratos más potentes- en que se tenga la idea de que todo es ¡impresentable!; que nadie es justo; que ¡nada merece la pena!; que ¡todos son iguales! Y cuando hay alguna excepción, rápidamente se busca la cualificación que la destruya; porque, en esa excepción, se ve el ser y, al no atreverse a ser excepción –que lo es, pero al no atreverse a ejercitarse-, opta por destruirla. 

Y así se van gestando los miedos, las prevenciones, las dudas, las justificaciones… y toda una serie de cortejos mini destructores que colocan a cualquier ser, según conveniencia, en “una piltrafa”. Eso, en el mundo cotidiano. 

¡A qué punto ha llegado la afectuosidad humana!

Y con esas características, ¡y con esos bagajes!, ¿cómo encontrarse con una Llamada Orante? ¿Cómo presentarse, cargado de chismes… sin chistera, con hollín de ¡mala chimenea!? ¿Cómo presentarse con prejuicios, con dudas, con rabias…? Sobre todo hacia lo que más se aprecia, con lo cual se termina despreciando, ¡claro!

Con ese bagaje, ¿realmente se puede escuchar la llamada? ¿Se puede sentir la fragancia… de lo que nos aman?, ¿la suerte de nuestra posición?, ¿los privilegios de nuestro entorno?... ¿Se puede…? 

¿O más bien –¡ay!-… o más bien se critica también el tipo de “llamada”, la forma en que la Creación nos advierte, nos guía, nos sugiere…?

Se critica porque “nos damos por aludidos”. Y, en vez de agradecerlo, en vez de agradecer tan íntimo detalle personal, desde lo Eterno, el ser ¡se revuelve!, se descompone –en el sentido de huida-… buscando cualquier cosa que no suponga ningún compromiso, ningún ¡esfuerzo de avance!, ninguna intención de cambio; quedarse ahí, membranosamente, con los seguros prejuicios de siempre y las dudas de antaño.

Cuando el aliento del pensar… sin prejuicios; cuando el hálito del sentir sin límites; cuando la atracción, la emoción, la admiración… y la ansiosa escucha, se hacen todas ellas presentes, el ser se hace verso: “uni-verso”. El ser se transfigura y se configura en un instante poético. Se desliza por los valles, las dehesas, las montañas o los mares, levitando en sus… bellezas…

¡Ay!... Y no hay –no hay: desaparecen- las dudas y las desidias. El ser se hace ¡pronto!, dispuesto, ¡alentado! Se siente misterio. Se siente adorado. Y con ello, de inmediato adora y admira… todo lo que le rodea. Y se admira más aún hacia quien le admira.

Es un estado de contemplación… anhelante. “An…helante”.

Los suspiros y anhelos… se hacen plumas de vuelo, sin jadeo; con la sencilla naturalidad de la invisibilidad del viento. Transformamos nuestra constitución, con una configuración de figuras… que se ciñen al gozo; ¡al gozo complaciente de sentirse únicos, singulares, creados, creativos!...

Confabulados momentos… en los que el ser se ‘des-lastra’: pierde el lastre que le hace un ser de arrastre. Y, al perderlo, se convierte en ligero, adaptable, sincero…

¡Ya!, resucita de lo muerto, de lo limitante, de lo prohibido.

Ya, transfigura su imagen y se hace excepción; se hace referencia. 

Y con ello, los obstáculos se diluyen. 

Y a su paso, las dificultades desaparecen.

Los cuidados del alma son… imprescindibles. Que no se salpiquen… de la ignominia de… la egolatría…; que se nutran… del poema de la fantasía…, del agua nueva…, y de una confianza sin reparos: la fe ardiente del que cree que es creado, y que se dispone a ser creativo. 

¡Eso es!

***

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo