Confianza

 

Es un signo actual, en el comportamiento de la especie, los vaivenes de la confianza.

Y a veces, ¡repentinamente!, hay como un ataque de confianza; y la persona confía, confía, confía… casi rabiosamente. Y esa misma persona, pasado un tiempo –un tiempo no muy largo-, empieza a desconfiar, a desconfiar, a desconfiar, a desconfiar, hasta que no se fía de nada de la misma persona.

Sí. Quizás el individualismo personalizado y la egolatría egocéntrica de cada uno hace que, al principio, como instinto de especie, se confíe; las personas se fían unas de otras. Pero, poco a poco, cuando cada uno tiene su esfera de poder –¡por muy pequeña que sea!-, va a empezar a dudar de los más próximos, los lejanos, los más antiguos… o a desconfiar de cualquier cercanía.

¡Claro!, esto puede parecer nimio, sin mucha importancia, producto del acontecer natural. Pero… ¡no! ¡No es así! Detrás de la desconfianza viene la queja –“queja”-. Y la queja es una forma de violencia. Y esto ocasiona la discusión.

Desconfianza… queja… discusión… Ya estamos en la guerra, ¿no?

¡Pssí!

Igual que existen las nanopartículas, existen las ‘nanoguerras’ que cada uno es capaz de desencadenar con éste, con aquél, con el otro… “No me fío de éste, no confío en aquél, no confío en aquélla…”.

Y el Sentido Orante se pregunta: si en cuestiones tan cotidianas, mundanas, de especie, de generaciones y generaciones y generaciones… “los colorados no se fían de los verdes, los verdes no se fían de los blancos, los blancos no se fían de los amarillos”… ¿cómo será –se pregunta el Sentido Orante- la confianza que el hombre es capaz de desarrollar, como especie, en relación al Misterio, a la Creación, a lo Divino…? ¿Cuál es el nivel de confianza que tenemos hacia lo que nos crea, nos mantiene, nos entretiene, nos genera…? 

Antes, y ahora menos, el vehículo de la religión era el sustrato de la confianza; y con él se basculaba el hombre, con sus plegarias establecidas, a la espera de ganarse la confianza de Dios; no de confiar en Dios, sino que Dios confiara en nosotros.

¡Qué fuerte!, ¿no?

La confianza hacia la Creación no es de la misma naturaleza que la confianza que depositamos en nuestro entorno. Tiene otra naturaleza: una naturaleza que “no permite” –entre comillas- queja, discusión, justificación… “guerra”.

Y, de hecho, una proporción importante de abandonos de religión obedece a esa pérdida de confianza, y a esa ganancia de confianza del sujeto en sí mismo… y en otras circunstancias “ocasionalmente”.

Ha llegado un momento en que el ser se siente autosuficiente, auto-proclamado…; se siente un “auto”… en el que piensa que no necesita gasolina. Y no es un auto solar, ni tampoco es un auto cuántico… No.

Y poco a poco, las religiones fueron perdiendo confianza entre sus feligreses; porque eran estructuras –y son estructuras- rígidas, duras, muy alejadas de la naturaleza de la confianza que se establece entre la Creación y lo creado.

Las confianzas religiosas –de “religar”, de “unir”- se fueron concretizando cada vez más en sus representantes: sacerdotes… de diversa índole. Y en la medida en que “humanamente” se perdía la confianza, pues también se perdía “la otra Confianza”. Finalmente, es que la otra no se desarrolló nunca… sino que aquél era musulmán o cristiano o judío o hindú o maronita, porque conocía a alguien que le ofrecía confianza, pero no alcanzaba a trascender.

Obviamente, evidentemente, las llamadas “vocaciones” –que está bien llamarlas así pero, dado ese nivel de desconfianza…- prácticamente son mínimaspara el ministerio sacerdotal. ¡Mínimas!

Esa pérdida de confianza… vehiculizada por las religiones, no suele generar un hombre religioso que se religa por su cuenta, no, sino que más bien suele generar un ser despechado, descorazonado, a veces desesperado… porque ha perdido la confianza en todo lo que pensaba que iba a recibir como gratificación por sus rezos o sus ceremonias o sus [1]cabales de ritos y costumbres.

Otras veces ocurría que había una teórica confianza hacia la Creación, pero se volvía, el ser, muy exigente ante las confianzas humanas, con lo cual era hipercrítico con cualquier detalle que no fuera de su agrado o de su apetencia o de su consideración…; con lo cual no trascendía, en el sentido más simple: es decir, desde lo más sublime, hacia lo más concreto y material.

Y hacemos esta salvedad porque, habitualmente, cuando se habla de “trascender”, siempre se habla de un sentido: desde lo más concreto, material y cotidiano, hacia lo más etéreo e inmaterial. Pero es que la trascendencia también se da en el otro sentido: en la medida en que siento y vivo una confianza en la Creación, esto me facilita mis criterios de confianza hacia el entorno.

“Persevera en la confianza de tu entorno, y tu entorno terminará confiando en ti”.

Porque habitualmente también, en el entorno, el sujeto, con relación a otros sujetos, establece su confianza o su desconfianza en base al comportamiento y al trato que el otro le da. Pero no se suele preguntar cuál es el grado de confianza que tiene el otro hacia nosotros; o, si se pregunta, no tiene mucho valor. Lo cual, además de ser una descortesía considerable, sólo hace incrementar más aún la desconfianza.

Puede ocurrir que, a raíz de la desconfianza continuada del entorno, el ser adquiera un grado de confianza hacia la Creación, hacia el Misterio. ¡Puede ser! Y desde ahí, con una experiencia especial, pueda empezar a confiar de nuevo en ese entorno: personas, animales, cosas… ¡Todo!

No es lo habitual, pero hay que tenerlo en cuenta… ante el desespero de la desconfianza cotidiana; porque nuestra naturaleza precisa de la confianza, para establecer los vínculos y los vehículos que permiten una estructura solidaria… mayor o menor, pero precisa de esa confianza. Es parte de su naturaleza, porque pertenece a la vida. Y la vida es un acontecimiento solidario; confiado.

Pero esa necesidad de especie, que se está derritiendo, se sustenta por una confianza que tiene, en sí misma, la vida… hacia las fuerzas que hicieron, ¡que hacen posible!... la creación de vida continuamente. No son confianzas conscientes, razonables y lógicas; son confianzas misteriosas, desconocidas pero… presentes.

Y, con el Sentido Orante, tenemos la ocasión, la oportunidad de despertara esa confianza inevitable… y llevarla a una consciencia reconocida. Y de ahí, trascender hacia una consciencia del entorno… que te fallará, que no será lo que tú quieres. Y descubrirás, de paso, que el mundo no se hizo para ti; se hizo, misteriosamente, para… vamos a decir “todos” –sin saber qué es “todos”-.

Y entonces empezaremos a confiar de otra forma: no en base a nuestros principios y criterios, sino en base al respeto a la identidad de los otros.

Y así, si respeto la identidad del otro, de lo otro, no tendré que ponerle mi cascabel para que suene como yo quiero que suene, sino que escucharé el sonido del otro. Y me gustará más o menos, me atraerá más o menos… pero, ya, mi sistema de confianza se establecerá en base a los menesteres que precisemos los unos de los otros, reconociendo previamente el respeto y la identidad de los demás.

Como bien se dijo: “Por sus actos los conoceréis”

Pues bien, conoceremos… –en base al respeto y la aceptación de la identidad de los demás- conoceremos los actos y los hechos… sin juzgarlos; Y, probablemente, desarrollaremos ¡una cuota de confianza!... hacia todo lo que nos rodea. Una cuota. Y empezaremos a confiar en este, este y aquel aspecto. Y en otros aspectos no se realizará esa confianza, ¡pero no habrá desconfianza! Simplemente, en esos otros aspectos no hay una relación, no hay una comunicación, puesto que no hay sintonía.

¡Si recuperamos una cuota de confianza! –cuota-… tendremos una calidad de relaciones… francamente evolutivas, capacitadoras y, sin duda, reconfortantes. ¡Que además nos ayudarán a librarnos de nuestros esquemas, de nuestras exigencias y de nuestras imposiciones.

***

 

[1]Cabal: Se aplica a la parte que corresponde a cada uno en un reparto.

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo