La escucha del Silencio Creador

 

La teoría y práctica del ganador, del triunfador, del importante, como muestra de valor, como expresión de poder, alcanza niveles de protagonismo… que se hacen escuchar.

Y así, los que escuchan –que son en general los que envidian, desean, quieren, buscan-… aspiran a realizarse en esos modelos de logros y consecuciones; de aplausos humanos momentáneos, según la renta y el beneficio… o rechazos y críticas, según la pobreza de resultados.

Y es así como se va labrando una sociedad cargada de exigencias, de demandas, de prejuicios, de importancias…

Y que todo ello se hace escuchar.

El Sentido Orante nos recuerda que hay otras llamadas, que existen otros mensajes.

Y no es que se hagan escuchar, sino que… se escuchan; y se deben escuchar, puesto que son las palabras, los sonidos, las señales, los signos… que crean.

El llamado social es demoledor: “usar y tirar”.

Un cementerio viviente de perdedores y unas figuras relucientes de triunfo.

Cuando se escucha el silencio…, no se gestan protagonistas, ganadores, triunfadores, importantes…

Se muestran, más bien, los humildes, los ignorados por los perdedores y ganadores, los sumisos, los inocentes, los alegres…; los que se sienten identificados en lo que hacen; los que ven sus ideales… sin arribismo, sin ¡lucha!; los que saben que tienen su sitio.

En ese dualismo de la escucha, es evidente que el ruido del galope ganador es ¡un estruendo!

El silencio de la escucha sin sonido… parece una ausencia. Pero es una presencia que contempla, que nos contempla.

La bulla y el ruido del transcurrir de la especie en su mayoría-mayoría, está ahí… y es inevitable escucharla.

La cuestión es si se la atiende, si se entra en la oferta y la demanda… o, sabiendo que está, se resguarda el ser ante la evidente propuesta de seguir hasta agotarse o acomodarse, aburrirse y olvidarse… amparado en la derrota, en la injusticia, en la traición, envidia, y otras… sugestivas y atractivas acciones de poder.

A decir verdad, mirándolo bien, el ruido no engaña. Es un estilo de provocación vital. Es un modelo de subida y bajada, pero bajada “cayendo”. “Y no hay más”. Es un modelo limitante…, que puede recogerse en una época, en un día, en un año… para luego acabar de nuevo en una urna o en un cementerio.

Pero esto no asusta lo suficiente. No. Cada vez hay más “adicción” al logro y al alcance, para permanecer –aunque sea un segundo- en la importancia, en la ganancia y el triunfo.

Ahí, cada uno puede ver su ruido, su sonido, su incidencia, su complicación, su complicidad o… su ganancia o su pérdida.

En cambio, la oferta del silencio es vana, es desmaterializada. Es poética, es suspiro, es aliento, es… sueño. Es aroma. Es ensueño… y suspiro e ilimitada fantasía.

Pero, en su proceso, no reniega de nuestra configuración; no reniega de nuestra estructura; no reniega de nuestras capacidades. Pero no se vende a ellas.

El silencio del Soplo Creador, expresado en el Amar, tiene suficientes recursos como para generar el material necesario, la materia precisa; y no entrar en la dual escucha, sino en la firme convicción de que lo infinito, y lo infinitamente enamorado, guía, propone, se lanza sin freno.

Y abarca un Universo de infinitos matices.

Declararse “escucha del Silencio Creador expresado en el Amor, gestado en la coincidencia, en la casualidad, en lo imprevisto, en lo inesperado, en la sorpresa, en la suerte”… proporciona, al ser, una libertad liberadora.

Con la plenitud de consciencia de que la vida nos trae, nos dice, nos llama, nos mantiene a través de un Soplo Misterioso de Amar, de Amor, debería ser suficiente para que el ser gestara una convivencia, una complacencia, un disfrute del vivir; y no un drama y una tragedia cotidiana –pequeña, mediana, ancha, estrecha…-.

Pero ocurre que cada triunfador, en su pequeñez, se hace héroe; y desde héroe se convierte en deidad; y de deidad se convierte en… una egolatría personal.

Cada uno ajustado a su ramo, a su espacio, a su micro-universo.

No caer en la fácil trampa de las comparaciones. No caer en la fácil trampa de la razones. 

El Sentido Orante es el aliado que nos permite mantener la intimidad verdaderamente protagonista ante El Misterio Creador, y nos ahuyenta del divismo, que exige sus vasallos y sus correligionarios para poder… poder… poder.

Ámen.

***

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo