La sobria elegancia alegre de cada momento

 

La sobria elegancia alegre de cada momento –“la sobria elegancia alegre de cada momento”- nos puede orientar acerca de una actitud, una disposición general ante cualquier situación. Puede ser como… el basamento orante que nos sirve de esponja y escudo a la vez: “La sobria elegancia alegre de cada momento”.

Sobria, para que nos recuerde que nuestro estado de consciencia ha de mantenerse con nuestras propias fuerzas –que nos son dadas, dicho sea de paso-. Y también implica una sencillez, una humildad y una sinceridad… a flor de piel.

La elegancia… no se estudia, ciertamente; pero se puede procurar. ¿En qué sentido? En el sentido de no apurar, presionar, ‘inquisitoriar’ al entorno, para obtener de él todo lo posible y más.

Deja que la hoja de otoño deambule hasta que empiece a recorrer su ruta en la tierra. 

Cuando llegue la primavera, no te olvides de sonreír a los brotes de cada planta, de cada risa que da… el ver resucitar lo que parecía caduco y terminal.

Mantenerse elegante supone una adaptación complaciente; de tal forma y manera que no es motivo de discusión ni tensión ni violencia. No hay motivo para el roce, y cada cual puede seguir su… deambular serpeante.

Un peregrino del viento… Ése es el elegante.

“Un peregrino del viento. Ése es el elegante”.

La alegría se hace cada vez más escasa.

Justo al amanecer, cuando el ser habitualmente despierta, debería ser un motivo de estrambótica alegría. Y justo habitualmente es un momento de ‘prepuciana’ oscuridad.

¡Qué horror!

Te acaban de regalar un día, un amanecer, una nueva oportunidad, y tú refunfuñas, buscas algún sucedáneo para buscar algo de desinhibición que te permita…: café, chocolate, té…

¡Qué pena! Incapaz por ti mismo de sonreír, de alegrarte porque las sorpresas te aguardan. Claro está: si tienes tus sentidos oblongos y obtusos, pues no hay consciencia de lo que ocurre. Ni recuerdo ni…

“¡Ah!, ¡pero…!”. “¡Ah!, pero… no me he dado cuenta, no he escuchado, no…”.

Claro. Cuando se parte de lo primitivo como motivo de alegría, y no se escenifica, no se pone en evidencia, lo que venga después –que va a ser más complejo, más complicado o más difícil de entender-, pues seguramente… no va a dar muchos motivos de alegría.

Tan preocupados y preocupados… y preocupados –o si no, preocupados; o, tal vez, preocupados; o quizás preocupados; o inevitablemente preocupados- por… por tanta preocupación, los músculos risorios se hacen vagos: vagos, de vaguería. O… o…

.- ¿O qué?

.- O sonríen por compromiso. Pero no significa que sea de alegría.

Siempre, la pregunta que surge en esos instantes es: 

.- ¿Y por qué he de estar alegre, si todo está tan mal?

.- ¿Tan mal? ¿Quién está tan mal? ¿Tú…? ¿O todo? Todo, menos tú. No sabemos qué cantidad será esa. Todos, menos tú, ¿igual a…? ¿A qué?

Claro, cuando se dice ”todo está tan mal”, el que lo dice habitualmente, constantemente, permanentemente, se pone como observador, y parece que él es de otro planeta, ¿no?, donde la virtud reina como chorros de oro.

¡No! Vamos a ver. “Todo está tan mal” significa que usted también está mal. Y entonces podría decir: “Todo está mal. Evidentemente, me incluyo en… ese capullo”

Por ponerle un poquito de belleza, ¿no? Así que, si en cualquier momento les llaman “capullos”, pues… ¡no se enfaden!

La conclusión habitual es que no se puede estar ‘al-legre’. 

Hay que estar ocupado, preocupado… o preocupado y ocupado. ¿Motivos? ¡Buah! ¡Todos los que quieran!

.- Pero –vuelve la pregunta- ¿hay algún motivo para estar alegre?

.- Sí. Verá. Hay un motivo. ¡Uno!

.- ¿Uno…? ¿Y qué hago con uno?

.- ¡Pero espere a saber cuál es el uno! A ver, ¡es que enseguida te cortan la cabeza!

.- Yo tengo muchos motivos para estar preocupado, ocupado, obsesionado, triste, melancólico, enfadado y… ¡casi muerto y sepultado!

.- ¡Qué horror! ¿Todo eso? ¿Tantos motivos tiene? 

Claro. Hay que… hay que hacer un esfuerzo. Con esa actitud inicial de ocupado, preocupado, obsesionado, entrar en otra consideración no es fácil. Pero, verá. Le decíamos que tiene usted un motivoYesOuiShi.

Sí. Un motivo. El motivo es que puede hacerse esa idea. Puede expresar esa idea. Puede tener la consciencia de que todo está ocupado, todo está mal, todo está terrible. El hecho de tomar consciencia de que usted –¡tan importante!- está opinando; usted, que tiene el mayor problema del mundo, está preocupado, ocupado, obsesionado, como si los demás no hubieran vivido, sentido… ¡o como si nunca hubiera ocurrido eso que le ocurre a usted!

 

Pero volvamos a la explicación, porque quizá no ha quedado clara:

El hecho de despertar “con consciencia de”, aunque sea de adormecido… y aterrado porque llega el día, pudiendo levantarse por la tarde… 

“Sería la hora más fisiológica, en teoría” –se piensa en ese momento-. 

El hecho de que eso se sienta y se viva, eso ya es… ¡guau! En el año del perro, es “guau”. 

.- O sea… ¡tiene usted consciencia! Es decir, ¡tiene usted la posibilidad de darse cuenta y de hablar y de…! ¡Guau! ¡Qué alegría!, ¿no?

.- Bueno, eso es normal.

.- ¿”Normal”? ¿¡Cómo lo ha conseguido!?

.- ¿El qué?

.- ¿Cómo ha conseguido tomar consciencia de que es usted un capullo? ¿Cómo lo ha conseguido? ¿Cómo ha llegado a esa…? ¿Cómo ha conseguido fustigarse, pegarse, machacarse y destrozarse, en el nombre de… lo que sea? ¿Cómo lo ha conseguido? Tomar consciencia de eso. ¿Cómo ha conseguido decir que existe y que… que está ahí, y que se llama Gervasio?

.- ¿Gervasio? ¿Precisamente Gervasio?

.- ¡Bueno! “Indolencio”, si prefiere.

.- “Indolencio”. Eso suena a dolor, ¿no? 

.- Sí… Pues… ¿Indolente? Sí. 

.- Era “Indolencio”. 

¡Qué… qué motivo!, ¿no? Qué motivo para decir… “¡Ufff! ¡Increíble!”.

El hecho de que pueda sentirme el rey del mundo. ¡El único que tiene la razón! El único que ve las cosas claras. Ver la equivocación ajena. ¡Poder condenar a todos! Poder sentirse perfecto… o ¡pluscuamperfecto! Poder saber de la bondad innata de uno mismo, comparada con el mar, y el mar se queda chico. O bien, sentirse la rata más inmunda de las eternidades, que vaga hemorrágicamente destrozada, rozándose por los cubículos abandonados de antiguas estaciones neoyorquinas que ya no se usan y que están abarrotadas de homeless o de cualquier otra ‘esbirria’ humana.

.- ¡Jo, qué bárbaro! ¡Qué duro es eso!, ¿no?

.- Elija. ¿Qué prefiere?

¿O prefiere quizá no irse a los extremos, y quedarse en una posición de hamburguesa intermedia? Así, de carnita medio roja, que no se sabe si es roja o no; o la han pintado de rojo. No se tiene la certeza de qué tipo de carne es: ¿de vacuno –es decir, que la hayan vacunado- o de… ¡de pollo! –que es otra cosa-… o de qué? 

¿Prefiere esa hamburguesa tibia…? ¿O ese café tibio, con sabor a máquina italiana, de expresso, que toma con asco, a sorbitos… y se mancha los bigotes de una crema extraña, marrón? ¡Buaj!

La verdad es que, vista así, la vida es terrible. Es mejor estar en el subway, en el suburbano de las profundidades, del metro. ¡O!... sentirse rey o reina.

Con estas tres consciencias, evidentemente lo mejor es volverse a la cama y procurar dormirse, a ver si hay más suerte en la próxima despertada.

Pensándolo bien, ¡pobre Dios! ¡Lo que debe de sufrir viendo a cada uno!... Dice:

“¡Oyyy! ¡Y éste mamón…? ¡Con lo que le di, con lo que…! Y esta otra, ¡mírala, qué asquerosa va!, que ni se lava… Ni los piojitos cuida”.

Debe de ser muy triste ser Dios –desde el punto de vista humano, claro-. Más que triste, decepcionante, tenebroso; incluso… ¡puede desatar la ira!, y decir: 

“No soporto más a éstos –“éstos” somos nosotros-. Los demás cumplen escrupulosamente su papel. Incluso aprenden nuevas habilidades, como comer plástico en el océano. Pero… ¿éstos? ¡Y yo que los hice de barro auténtico sin contaminar! ¡Y yo que los modulé allí, en “el taller del Edén”, y luego les di mi más cálido aliento…!

Ya empecé a sospechar cuando el primero que hice se empezó a quejar, y que no, que no, que no… que no me gusta esto, que no me gusta lo otro… y le tuve que hacer una copia de él mismo, mejorada, para que dijera: “¡Ay, sí! ¡Esto sí que me gusta!”.

Ya nació caprichoso. ¡Ya nació caprichosillo, el niño!

Sospeché entonces –decía Dios- que algo no iba bien.

Luego les dije: “Podéis ‘jartaros’ de lo que queráis, pero de esta planta no, porque es venenosa, ¿entiendes? O sea, entiende: es venenosa”. Y claro –como ya andaba él con la sospecha de que algo no iba bien-: pues… el hombre tentó a Dios. 

Lo tentó. ¡Qué arriesgado!, ¿no?

¡Pobre Dios! Y eso que es el dios ese que creamos como humanidad, que es lo que es –no, “El que es”; lo que es-. Así que cómo estará, digamos, “el otro”.

Entonces, ¿puede haber otro… otro espacio de la consciencia, que no sea el extremismo volátil del suburbano, o la magnificencia sublime de Luis XIV, o la hamburguesa copiosa de producir-dormir, producir-dormir, producir… dormir y callar, dormir y callar, dormir y callar? ¿Puede haber algo diferente a eso?

¡Ah, sí! La alegría: ese estado de buena esperanza; como si todo el mundo estuviera embarazado.

“Es embarazosa esta situación” –se suele decir-. 

.- Como estar ocupado.

.- Pero ¡si ya lo has dicho!: estás ocupado, preocupado, obsesionado, martirizado, porque sólo a ti te pasan esas cosas. ¡Sólo a ti! “Only youuuuu…”. ¡Sólo a ti!

¡Hay que ser estúpido!, ¿verdad? Sí, pero eso demuestra la infinitud del Universo: la estupidez humana –es infinita-.

Pensar que sólo a ti te pasa eso. Y estás ocupado, preocupado, y de paso salpicas.

Pero ¡vamos a ver, vamos a ver! ¡Si no habéis avanzado nada! Si eso que te pasa a ti, ¡ha pasado en 16.527 generaciones! Eso le ha ocurrido aproximadamente a 280.000 millones de seres humanos.

.- ¿Tanto?

.- Bueno, más o menos.

.- ¿Y qué han hecho?

.- Lo mismo que tú: el capullo. Pensar que eres… “Only youuuuu”…

¿Tan mal está la alegría?...

Pero, así como “Una palabra tuya bastará para sanar”, una concepción única, una: el saber que puedo censarmesentirmedarme cuenta…, eso me despierta a una alegría de base.

Porque, mientras dormía, nada sentía. No sabía si existía. Pero el despertar, aunque parezca agónico, es deslumbrante.

Sobriedad… Elegancia… Alegría… 

El Sentido Orante nos invita a gestarnos en esa sobria elegancia de la alegría, con alegría, en la alegría… Pero no se trata de estar emitiendo carcajadas, ni de presentarse con una sonrisa hipócrita. Pero sí con la alegría de: 

“¡Verás! Te han amado lo suficiente esta noche, como para que te despiertes. A otros no les fue tan bien y no se despertaron. Despertaron a otra realidad. Si te mantienen es por algo. ¡Cúmplelo!...

Y en la medida en que lo cumplas, te irás llenando de Universos, te irás colmando de satisfacciones; te irás… te irás sabiendo ser un intérprete de la realidad, lo suficientemente elegante como para no enfrentarte, como para no enfrentar. Y tendrás la suficiente humildad y el desapego para… una sobriedad que no necesita de alcohol ni de ningún otro estimulante, porque no admite dependencias: sólo se sujeta con Amor”.

***

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo