(¡Qué lejos se siente nuestra comunión con lo Eterno!

 

La Llamada Orante nos llama como… una muestra de visión panorámica de nuestra especie, de nuestra presencia en este Universo.

Y nos abre una panorámica para que, cada persona, cada comunidad, sea consciente de cuáles son las más llamativas dificultades que entorpecen nuestro desarrollo del ánima, del ánimo, de nuestra comunión con lo creado, nuestra relación con La Providencia.

Las guerras aumentan como símbolo de incompetencia comunicativa, como símbolo de arrogancia, como representación de racismo, radicalismo, que pretende comunicarse con las balas, con las bombas, con el ¡horror!

Si bien hace un tiempo –no demasiado-, hablar de “crisis humanitaria” es como decir –lo que dice la propia frase, ¿no?- ¡que la humanidad está en crisis!, hoy es una frase casi popular.

Ciertamente, la llamada “crisis humanitaria” se refiere a las diferencias abismales, abisales, que hay entre riqueza y pobreza, entre ayuda y respuesta. “Crisis humanitaria” como expresión insolidaria de una especie, consigo misma y con todas las demás.

Los organismos internacionales que agrupan a las comunidades estatales no son capaces de influir en sus decisiones grupales sobre acciones puntuales nacidas como necesidad de especie para evitar desmanes, para reconocer virtudes, para capacitar solidaridades. No. Se han convertido en núcleos de influencia que manejan estrategias de poder.

¡Ay!... ¡Ay! Así, a vista de pájaro, qué lejos –en tiempo orante- ¡qué lejos se siente nuestra comunión con lo Eterno, con lo Innombrable, con esa Providencial Fuerza que nos mantiene, nos entretiene, nos promociona! ¡Nos conserva aún la vida!

¿Será, en consecuencia, que ese Misterio Creador tiene esperanzas sobre la especie?

Cualquier palabra que le pongamos al Misterio Creador es muy humana, muy lejana de su verdadera esencia, pero sí pareciera –y como bendición debería sentirse- que, esa Creación, esperanzas y confianzas tiene en nuestra comunidad humana; no sabemos bajo qué criterios, no sabemos bajo qué parámetros, pero sí es la Fuerza que mantiene la vida, y ésta continúa y, aunque deteriorada, repunta en algunas soluciones –ínfimas, comparadas con las disoluciones-.

Esa sensación de sentir –digamos que “aun a pesar de”, bajo criterio humano- ese apoyo, nos debe convertir a cada ser y a cada comunidad humana… –si asumimos y aceptamos esto- nos debe convertir en privilegiados –¡ay!- por habernos comunicado, por habernos transmitido, por habernos llamado a posicionarnos ante esta hecatombe que nos salpica… ¡tanto!

El repunte de la hambruna nos muestra la desfachatez del poder y sus dineros. Una hambruna que parecía descender, pero que era ficticio.

La residencia del Imperio aminora su edad media de vida como consecuencia –ésas son sus deducciones- como consecuencia del consumo ¡masivo!, y con un incremento insospechado de drogodependencias: heroína, cocaína…

¿Hasta qué punto podían influir en la edad media de una población de 320 millones de habitantes? ¡Pues sí!

Sin duda, una de las causas de recurrir a artificiosos estados de consciencia son los desesperos del vivir cotidiano; son las angustias y las ansiedades del convivir cotidiano.

Son las inseguridades vitales… las que hacen que una población se refugie en el deterioro como “alimento” para sus dificultades.

Decían las Escrituras –ante la opinión de algunos de la próxima llegada del Mesías, y ante la opinión de otros de su ya llegada hace 2000 y algo de años, o quizás esperando la segunda llegada- decían, insisto, que la Nueva Jerusalén sería el puntal de referencia hacia la fusión con la Creación.

Esta civilización de humanidad, con el tinte judeocristiano como el predominante, prepotente y dominador, también muestra su crisis. Pero podría ser a la vez un aviso de ¿renovación? –interrogación-.

Porque la conmoción que ha suscitado, simplemente –que como vemos no es tan simple- simplemente el reconocer Jerusalén como la capital del Estado Hebreo, de Israel, ha movido los cimientos… hasta el punto de que toda la comunidad internacional ha pedido que esa propuesta sea eliminada. Pero es que, a continuación, otros que también reclaman Jerusalén como su capital, también proclaman “su parte”.

Es curioso: un sitio ¡tan pequeño dentro del panorama de nuestro planeta!, que tenga ¡tanta resonancia –tiene su lógica también- sobre el pensamiento dominante!...

Como no cabría esperar otra cosa, los enfrentamientos se recrudecen entre unos y otros. Todos parecen prepararse para la “gran guerra”.

-¡Ah! Pero, ¿la gran guerra no fue la Primera?

-Sí, se llamaba así, pero la que avisa será más grande. Hará “experimental” la Segunda.

Una, “la gran guerra”; otra, “la guerra experimental”; y otra, “la guerra de exterminio”.

En ese camino se va… y aun así, con pequeños índices de calidades, se cimbrean y repuntan pequeñas luces de ánimos, de esperanza, de creencia, de confianza. Quizás, muy fantasiosas, pero algo quedará de tanta fantasía, y ¡alguna buena sorpresa podrá acontecer!

Y en ese proceso de avisos providenciales orantes, no podemos permanecer al margen y secuestrarnos en virtudes o en privilegios. No. Somos, cada ser, ¡uno! de humanidad. En cada ser se incluye ¡toda la humanidad! Y cada ser, como si fuera un genoma misterioso, si uno de los genes –¡un ser!- se trastoca, todo el enjambre de actividad se perturba. Y también, si uno se… ¡consciencia y se purifica!, el todo también lo siente, y a cada cual, misteriosamente, le llega.

El Sentido Orante que tenemos el privilegio de vivir no se agota aquí. Se expande –podríamos decir hoy- “gravitacionalmente” a todos los rincones, en minorías conscientes –en minorías conscientes- y, en mayoría, inconscientes. De ahí que se deba tomar consciencia de lo que transcurre, de lo que ocurre, para modificar la impresión personal, para incidir sobre ese deterioro. Y eso se puede hacer bajo el signo de la creencia, de ¡creer!

Es como si cada cual llevara sobre sus hombros el peso de ¡toda! la humanidad. Alguna vez, seguro que hemos visto esas figuras o esa figura. Y se nos presenta como un ser agachado y cansado, con mucho peso. Pero aún erguido y sujetando… sujetándose para no caerse.

Las diferencias que se hacen –también de abismo- entre lo masculino y lo femenino nos muestran un panorama de combate perpetuo, de desconfianza mutua –no de confianza, ¡desconfianza mutua!-.

Los gobiernos se apresuran a instaurar leyes y dedicar dineros para parar esa lacra.

¡Mil millones! –cómo suena- en cinco años, para parar la lacra de la violencia de género en este lugar del planeta: España. Un compendio de leyes y leyes y leyes que castigan a los malos, pero apenas una alusión a la enseñanza, cultura y conocimiento de nuestras verdaderas raíces.

Pero parece que todo se quiere entender bajo el lenguaje del dinero. Y, a la vez, increíblemente, se potencian y se incrementan los presupuestos militares.

Hemos sido capaces, como especie, de que se nos presentara la ocasión de erradicar la viruela –por ejemplo-. Aunque se conserve el virus, por si acaso se ha de emplear. Pero el mundo se muere de diarrea y de catarros comunes, ¡de cólera!, que transcurren en las zonas de miseria y pobreza como un acontecimiento más.

Y mientras, a la vez, las muertes producidas por la contaminación superan a las que se pueden sumar de la malaria, la tuberculosis, el SIDA…

Curiosamente, esa incidencia… incide –valga la redundancia- en los más pequeños, sobre todo en los menores de cinco años. Pero no hay ningún índice que hable de que se va a parar este incremento contaminante. Es más –es más-, los países más contaminadores no tienen vocación de cambiar, hoy. “Daños colaterales del progreso” –así se puede calificar-.

Se nos brinda la posibilidad Providencial de… de ser de otra manera, ¡de sentir de otra manera!, ¡de convivir de otra forma!, ¡de relacionarnos de manera realmente animista! Y parece que hay entre miedo y desconfianza en asumir esas opciones. Hay una clara tendencia a aislarse, a secuestrarse, a auto aniquilarse poco a poco.

¡Parecen no encontrarse las ventanas del alma que permitan respirar con aliento fresco y renovador!

La corrupción se hace ¡tan natural, tan cómoda!, que sólo leyes y leyes y leyes     –como ficción, claro- tratan de pararla. Porque, sí, serán leyes y leyes y leyes que se aplicarán sobre los miserables y los pobres, nunca sobre los ricos y poderosos, que son los que, precisamente, han hecho las leyes.

Y esa corrupción no es algo que ocurra ahí, por allí, por allá. ¡No, no! Está ahí, está en lo cotidiano. Y cada cual, a poco que no se cuide, entra en ella… por indolencia, por desidia, por falta de ganas, por cansancio, por gusto, ¡por hedonismo, por egoísmo, por soberbia! Ya está la corrupción. No, no hay que irse al gran corrupto que ha estafado, que ha robado… ¡No! Ése, menos daño hace.

Es más preocupante la dosis pequeña de corrupción que cada uno se fragua por el estilo de vivir que ansía, y que desea seguridad, posesión, propiedad. Pero como todo eso se ha dado como “bueno” –aunque suponga una guerra continua y constante-… hace que el ser se distinga, cada uno, de lo que llaman “corrupción” en los periódicos.

Y lo más grave de ese deterioro son los sentires.

¡Ay!... y esta Creación nos dio visiones para visionar y disfrutar de la ondulada belleza. Nos permitió saborear los perfumes y paladear los encantos del sabor.

¡Ay!, sentires… que nos dieron la opción de escuchar las melodías que cada uno canturreaba, o recreaba en una ocasión…

¡Ay!... la caricia veraz –la caricia veraz- de un contacto.

Con todo ello, se elaboraban como… ¡las grandes puertas de comunión con el Misterio! Se elaboraba eso que se llama ¿“afecto”?, ¿“amor”?... Algo así. Y nos daban la ocasión de atraernos, de visionarnos, de aproximarnos, de aplaudirnos, de abrazarnos, de besarnos…; de sentirnos ¡plenos! en la medida en que nos abrazábamos a una humanidad.

Pero no. Pero ¡es bueno recordar que eso es así!, para poderlo ‘practificar’.

Pero no, no. Cada uno empezó a ejercitarse en su libre albedrío: “Hoy te quiero, no te quiero, mañana sí; hoy, regular; pasado, ya veremos…; no lo sé, tal vez, quién sabe…”. Una retahíla de indecisiones, de afectos ‘incomprometidos’, de intereses, de intercambios: “Me das, te doy…”. Lo incondicional… no aparece, o mínimamente aparece.

¡Siempre parece haber un reclamo por alguna esquina!, que pide su pleitesía, que exige su pernada…

Y esa situación hace que la creencia, que se basa en el amar como el mar, se debilite, se conturbe, se angustie. ¡Ay!...

No, no se exagera al decir que “está todo por hacer”. Está todo por hacer en cada ama-necer, en cada nacer al amor diario.

“Todo por hacer”.

Y con esa sensación, al comprobar la acción, se ve que… como si no se hiciera nada.

Pero ¡ciertamente!, se puede decir orantemente que, aquel que cree y se compromete en su amor como algo liberador –¡porque lo es!-, que asume el mundo en su consciencia y se ejercita en cada amanecer, ciertamente “sí hace”. “Sí hace”, dentro de todo lo que está por hacer.

Pero también es evidente que se nota poco… y se recae mucho.

Ciertamente… ciertamente.

***

Imprimir

ORACIÓN

La Oración que realizamos es una Oración que no está circunscrita a ninguna religión. Creemos que la Oración puede ser un instrumento Liberador y Sanador. Y tiene como referencia a la Creación, a las diferentes Fuerzas que nos animan sin entrar en ponerle un nombre u otro. La creencia de que la Oración es un elemento indispensable para nosotros, nos llevó a crear un espacio dedicado exclusivamente a la oración: “La Casa del Sonido de la Luz”, un lugar situado en el País Vasco , en Vizcaya, en la estructura de un caserío. Allí se realizan encuentros orantes y jornadas de retiro.

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ

LA CASA DEL SONIDO DE LA LUZ
“La Casa del Sonido de la Luz” ARGI DOINU ETXEA se encuentra en la localidad de Ea, Vizcaya. Un espacio abierto para los alumnos de la Escuela Neijing, los cuales pueden realizar estancias de 1 a 5 días.
TIAN

TIAN

Sede central de la Escuela Neijing
RADIO Y TELEVISIÓN

RADIO Y TELEVISIÓN

Nuestro canal de comunicación
INSPIRACIÓN FEMENINA

INSPIRACIÓN FEMENINA

Asociación Inspiración Femenina
SEDES

SEDES

Escuelas Neijing en el mundo